La detección temprana del cáncer de tiroides está en sus manos

19 de septiembre de 2013 07:02 PM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Más de 2 mil personas son diagnosticadas cada año en Colombia con cáncer de tiroides, según los más recientes datos expedidos por el Instituto Nacional de Cancerología.

Lo más lamentable es que al parecer esta enfermedad ha ido en aumento de manera significativa en los últimos 11 años, sobre todo en la población femenina, ya que de 100 mil mujeres que se sometieron a un estudio en 2002, el 3,7% resultó con esta afección. Esta apreciación pudo comprobarse en el 2008, cuando la cifra ascendió a 7,9%.

Según la coordinadora del grupo de Endocrinología del Instituto Nacional de Cancerología, la doctora Gloria Garavito, “el cáncer de tiroides es el tercero más frecuente en las mujeres, puesto que una de cada 150 colombianas lo padecerá en algún momento de su vida”.

Ante estas preocupantes cifras y en vista de que no es un problema ajeno para nadie, cada 24 de septiembre se conmemora el Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer de Tiroides, con el fin de que más personas alrededor del planeta, tomen conciencia de esta enfermedad, que suele ser muy fácil de detectar, pero que muy pocos conocen el procedimiento.

Una masa o nódulo en la garganta en forma de 'bulto', que se puede percibir con tan solo observarnos en el espejo o un simple examen de cuello por parte del médico general, puede salvar vidas.

Otros síntomas claros como la ronquera injustificada y dificultades para tragar o respirar, tienen que ser tomados en cuenta por el paciente y acudir rápidamente al médico para hacerse los exámenes correspondientes.

“Con una simple palpación del cuello por parte de un profesional, se podría descubrir un crecimiento anómalo en la tiroides”, asegura Garavito.

En los hombres, esta enfermedad es mucho más fácil de detectar, al momento de afeitarse es posible sentirse u observar bolas anómalas en la garganta. Estar atentos ante cualquier rareza que presente nuestro cuerpo, asegura un incremento en la efectividad de los tratamientos respectivos.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Cancerología, en el país se ha avanzado en la detección temprana de este tipo de cáncer, a través de ecografías de cuello y biopsia de nódulos tiroideos.

Estas nuevas tecnologías han permitido un diagnóstico rápido, a pesar de que la afección se encuentre en su fase más temprana, cuando las masas aún no son percibidas al tacto o a la vista. Lo que ha llevado a facilitar las posibilidades de recuperación en los pacientes.

TIROIDES Y SUS TIPOS DE CÁNCER

La tiroides es una glándula con forma de mariposa ubicada en la base de la garganta, su función se encuentra concentrada en regular el metabolismo del cuerpo por medio de la producción de hormonas tiroideas que ayuda a decidir cómo utilizamos la energía de los alimentos que consumimos y acelerar su proceso.

En una mujer en estado de embarazo su funcionamiento es vital, ya que dependiendo a cómo ésta trabajando, el feto desarrolla un mejor nivel intelectual.

Existe otro tipo de cáncer adicional al de glándula tiroidea, se trata del carcinoma medular, que aunque está originado en la célula tiroidea, se produce en una hormona diferente llamada calcitonina.

No obstante, su nivel de mortalidad es menor, ya que según información suministrada por la Asociación Americana de la Tiroides, la mayoría de estos cánceres, exceptuando el anaplásico, pueden ser curados con facilidad si son diagnosticados en sus primeras fases.

El desarrollo de esta patología, que tiene más incidencia en mujeres que hombres, puede deberse a la exposición de radiación en la cabeza y cuello durante la niñez. Otras causas obedecen al asunto hereditario, familiares con antecedentes de bocio -agrandamiento de la tiroides- o cáncer del mismo.

EL TRATAMIENTO

Cuando se detecta una masa en la garganta, el primer paso consiste en extraer, por medio de cirugía, la totalidad de la glándula y cualquier otro tejido tumoral que estuviera cerca a ella.

Posteriormente, el paciente tendrá que esperar los resultados que arrojen el estudio patológico de la materia extraída y, dependiendo del nivel de agresividad del tumor, se indicará el uso de yodo radioactivo, con el fin de fundir o quemar eventuales células tumorales que pudieron haber quedado luego del procedimiento quirúrgico.

Adicional a esto, la persona tendrá que recibir hormona tiroidea, de acuerdo a los grados que necesite, por el resto de su vida.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Salud

DE INTERÉS