La historia de una guerrera que lucha contra el cáncer

04 de febrero de 2018 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

No sintió dolores, tampoco malestar en su cuerpo, ni un flujo vaginal raro, solo un pensamiento de reflexión incitó a Noreida Luz Doria Vitales a practicarse la citología vaginal. Tres años habían pasado desde la última vez que se hizo el examen, en ese entonces desconocía que algo grave podía ocurrir en este lapso. Cuando le entregaron los resultados le comentaron que había algo irregular, lo que determinaba otro examen más profundo del cuello uterino. Días después, acompañada por un familiar, le dieron el diagnóstico. “Cáncer de cuello uterino”, dijo el médico y ella lo tomó tranquilamente, quizá no imaginó la magnitud del problema.

“Al principio no me impacté, pero al llegar a la casa empecé a pensar que mi papá duró apenas nueve meses vivo después de diagnosticado. Pensé en mis dos hijos, en mi hija, que para ella soy mamá y papá”, relató Noreida Luz.

Se aferraba a Dios mientras iba de un lado a otro buscando las autorizaciones de los procedimientos, al principio era solo ella luchando contra la enfermedad, pues se refugió en el silencio. “No fue mucho tiempo, pero todos los trámites para la cirugía los hice sola, les dije que estaba pasando por un quebranto de salud pero nada específico, precisamente por el antecedente de mi papá y sabía que sería difícil de asimilar”, mencionó.

En meses
Según su médico, Noreida necesitaba que le extirparan la parte externa del cuello del útero y una parte interna, que corresponde al canal o endocérvix (conización cervical). A los dos meses del diagnóstico, aproximadamente, le realizaron la cirugía ambulatoria, que no requería de mucho tiempo en la clínica, pero hubo un error.

“Yo sentí que me estaban cauterizando pero pensé que estaba bien, que cortaron y quemaron las partes después de todo para que no quedaran secuelas. Me fui para la casa y pedí la cita de control”, narró esta mujer, de 43 años.

Al pasar el tiempo de recuperación, Noreida asistió a la cita en la que el médico le confirmó lo que había pensado en un primer momento, después de explicarle lo que sintió y tras examinarla, que no fue el procedimiento adecuado. Prácticamente quedó vulnerable nuevamente, incluso, con más riesgos que antes, por lo que la decisión final fue otra cirugía para extirpar el útero y cérvix (histerectomía total). 

“Doctor, si es así, toca”, fueron las palabras de Noreida, en el fondo confiaba en que pronto terminaría todo. Tres meses después fue la segunda cirugía.

La recuperación
Durante todo el tiempo a Noreida no le faltó fe, ella estuvo confiada en que se recuperaría para ser una mujer sana y en la última intervención todo fue perfecto. Hace cuatro años su vida cambió rotundamente, los controles médicos son de por vida, luego de la última cirugía la revisaba un médico cada tres meses y ahora cada seis para evitar cualquier problema, teniendo en cuenta su antecedente familiar.

Sin prevención
Un dato relevante de esta historia es que la paciente, por voluntad propia, llegó a hacerse la citología y aseguró que antes de sufrir de la enfermedad no vio algún programa de prevención en su EPS sobre este tipo de cáncer, uno de los más comunes en el país y primera causa de muerte por cáncer entre mujeres de 30 a 59 años.

“El primer beneficio de hacerse el examen a tiempo es prevenir. Yo anualmente lo hacía, duré tres años y en ese tiempo mire el rumbo que cogí, ta vez si hubiese seguido me lo detectaban a tiempo y me daban un tratamiento con medicamentos”, finalizó Noreida, quien ahora trabaja en el sector salud y habla con mujeres que pasan por algo similar. 

Para prevenir...
Para detectar el cáncer de cuello uterino a tiempo, debes saber que:
- Entre 25 y 29 años tienes derecho a la citología de cuello uterino.
- Entre 30 y 65 años tienes derecho a que te realicen las pruebas de ADN para detectar el virus del cáncer de cuello uterino.
- Si tienes entre 30 y 50 años y vives en una región de difícil acceso a servicios de salud, tienes derecho a que te realicen técnicas de inspección visual del cuello uterino cada tres años.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Salud

DE INTERÉS