Las secuelas del abuso en los menores

13 de febrero de 2019 12:00 AM
Las secuelas del abuso en los menores
El trabajo psicológico con la persona abusada es importante

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

En Colombia, a corte del año pasado, según el Instituto Colombiano de Medicina Legal y Ciencias Forenses, el Caribe fue la región donde más casos de abuso sexual se cometieron, con dos departamentos encabezando la lista: Atlántico y Bolívar.

Preocupa que muchas de las víctimas siguen siendo menores de edad y que cada mes ocurran en promedio 54 terribles casos. Esto, sumado a que hay abusos que no se denuncian, crean un panorama poco favorecedor para la niñez de nuestro país.

Aunque no podemos decir con certeza cuándo un menor está siendo abusado, hay señales que pueden ponernos en alerta. Liris Salas Flórez es psicóloga clínica de la Fundación Niños de Papel y nos explica:

¿Cuáles son los síntomas?

Podemos ver, por ejemplo, niños retraídos, distantes al contacto, que pasan llorando. Eso puede ser un síntoma de un abuso brutal y agresivo.

Los síntomas o signos no siempre van a ser iguales en todos los casos de abusos, porque van a depender de los factores que los rodean.

Si la familia es funcional o disfuncional, si el abuso es por parte de la familia o una persona externa, si el abuso ha sido consentido durante largo tiempo o si fue una experiencia muy brutal.

Cuando tienen dificultad para controlar los esfínteres, o defecar cuando ya están en edad de controlarlo, podrían ser síntomas.

Si vemos a un niño que, por ejemplo, ha sido abusado por un vecino, quizá en unas tres o cuatro ocasiones, (podría ser un chico mayor que él), vemos que este niño puede ser manipulador, con un liderazgo negativo, que le gusta abusar, que expone sus partes íntimas, que tiende a tener juegos sexuales. No está retraído, pero puede estar sufriendo abusos. También podemos ver una adolescente que también ha sido víctima de abuso, actuando con liderazgo negativo.

En los niños pequeños, los dibujos dicen mucho del abuso. En sus dibujos se pintan transparencias. Quizá está vestido y se ven los genitales a través de la ropa que tiene puesta. Espontáneamente empiezan a crear situaciones a través del juego, y si uno está observando escenas sexuales, hay un indicio.

¿Qué hacer en un caso de abuso?
Es muy importante trabajar la parte psicológica con el niño. No es pasar la página, u olvidar. Si eso no se hace, se reprime la situación y tiende a reproducirse en el futuro en problemas. La persona afectada puede desarrollar trastornos en el estado de ánimo, específicamente el trastorno depresivo con intento de suicidio. Puede haber trastorno de ansiedad o de personalidad. O problemas en las relaciones y dificultades en la vida sexual, son personas que siempre están buscando relaciones sexuales muy violentas, negativas. En casos más graves, el niño crece y replica el abuso, es decir, se vuelve un abusador.
No opte por callar

Cuando ya se ha corroborado el abuso como tal, hay familias que son reservadas y prefieren no denunciar, porque, a veces, el victimario es un primo, un sobrino, y para no dañar la cohesión familiar evitan hablar con las autoridades. También se preocupan por la retaliación del victimario.

***

El trabajo psicológico con la persona abusada es importante, pues le dice a la víctima que no está sola, ayuda a moldear su comportamiento y le enseña cómo se puede defender en esa situación.

Características de los potenciales abusadores
Personas que tienen una familiaridad excesiva con los niños, que prefieren estar siempre con ellos. Tienen una forma particular de mirarlos. Una actitud de regalarles siempre cosas, sin tener una relación de cercanía. Son personas con dificultad para conseguir pareja, y vienen de hogares disfuncionales, con padres o madres maltratadores.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Salud

DE INTERÉS