Salud


Lo que piensas antes de dormir puede afectar lo que sueñas

Expertos han mencionado la relación entre los pensamientos negativos y lo que ocurre durante los sueños.

VANGUARDIA

24 de noviembre de 2023 08:38 PM

En la búsqueda constante de un sueño reparador y de calidad, muchos de nosotros pasamos por alto un factor crucial que puede influir significativamente en nuestra experiencia nocturna: los pensamientos que ocupan nuestra mente antes de cerrar los ojos. La conexión entre la calidad del sueño y lo que pensamos antes de dormir ha sido objeto de estudio por parte de expertos en el campo de la psicología y la medicina del sueño, revelando una relación intrincada entre el estado mental previo al sueño y la capacidad del cuerpo para descansar adecuadamente.

Los momentos previos al sueño se han identificado como una fase crítica para establecer el tono de nuestra noche. Los pensamientos que llevamos a la cama pueden afectar no solo la rapidez con la que nos sumergimos en el sueño, sino también la calidad del mismo a lo largo de la noche. La Dra. Elena Rodríguez, psicóloga especializada en trastornos del sueño, comenta sobre este fenómeno: “La mente y el cuerpo están estrechamente interconectados, y lo que pensamos puede tener un impacto significativo en la forma en que nuestro cuerpo responde al proceso de dormir”.

La ansiedad y el estrés son dos de los principales culpables detrás de los pensamientos negativos que nos acompañan durante la noche. Preocupaciones sobre el trabajo, las relaciones personales o las responsabilidades cotidianas pueden actuar como obstáculos para conciliar el sueño y mantener un descanso profundo a lo largo de la noche. La mente, en lugar de relajarse, queda atrapada en un ciclo de pensamientos intrusivos que impiden el proceso natural de desconexión que el cuerpo necesita para recargar energías. Lea aquí: Hacer ejercicio de noche podría ayudarle a conciliar el sueño más rápido

El profesor Javier Martínez, especialista en medicina del sueño, explica: “Cuando llevamos pensamientos negativos o preocupaciones a la cama, nuestro cerebro continúa activo, liberando hormonas del estrés que pueden interferir con la producción de melatonina, la hormona responsable de regular el sueño”. Esta interrupción en la producción de melatonina puede resultar en un sueño fragmentado y superficial, dejándonos sentir fatigados incluso después de una noche aparentemente larga.

Por otro lado, los pensamientos positivos antes de dormir han demostrado tener el efecto contrario. La visualización de experiencias agradables o la práctica de la gratitud pueden inducir un estado mental más relajado, facilitando la transición hacia el sueño reparador. La Dra. Rodríguez sugiere: “Cultivar una rutina relajante antes de dormir, como leer un libro tranquilo o practicar la meditación, puede ayudar a calmar la mente y preparar el cuerpo para el descanso”.

Los estudios han respaldado estas observaciones, destacando la importancia de abordar los patrones de pensamiento antes de dormir como parte integral de la gestión del sueño. La terapia cognitivo-conductual para el insomnio (TCC-I) se ha destacado como una estrategia efectiva para cambiar los patrones de pensamiento negativos asociados con el sueño. Esta forma de terapia se centra en identificar y modificar las creencias y actitudes disfuncionales que pueden contribuir a problemas de sueño. Lea aquí: Estereotipos de género en internet: cinco claves para evitarlos

En resumen, la calidad del sueño no solo está determinada por la cantidad de horas que pasamos en la cama, sino también por la naturaleza de los pensamientos que llevamos con nosotros al apagar las luces. Cultivar una mentalidad positiva y adoptar prácticas relajantes antes de dormir puede ser clave para mejorar la calidad del sueño y, en última instancia, para promover un bienestar general. En un mundo donde el estrés y la ansiedad son omnipresentes, prestar atención a nuestros pensamientos nocturnos puede ser el primer paso hacia un sueño más reparador y revitalizante.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS