Mejor que la dieta es la alimentación consciente

10 de julio de 2020 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

La alimentación consciente es un término relativamente nuevo, que tiene su origen en el mindfulness o conciencia plena, a través de la cual podemos mejorar nuestra calidad de vida.

Se habla de que el autocontrol y la autoconciencia son dos conceptos básicos en la alimentación consciente, porque nos hacen detenernos a reflexionar antes de comer. ¿Qué nos gusta? ¿Realmente tenemos hambre? ¿A qué se deben las ganas de comer que tengo?

De la misma manera, mientras comemos, esta práctica nos invita a concentrarnos en lo que tenemos en el plato; a disfrutar de nuestros alimentos y saber cuándo estamos llenos para controlar mejor la ingesta. Recordemos que una buena nutrición previene enfermedades crónicas como obesidad e hipertensión.

No es dieta, es alimentación consciente

“Cuando se habla de dieta, hay una relación directa con un tratamiento a corto plazo. Por consiguiente, los resultados de estos objetivos durarán ese mismo lapso de tiempo. En esta ‘relación’ con la comida, se habla de abstinencia, prohibición y restricción calórica. Se segmentan los alimentos entre buenos y malos”, explica Henry Tovar, presidente de la Asociación Colombiana de Endocrinología, Diabetes y Metabolismo.

Así, cuando hablamos de alimentación consciente, “nos referimos a un concepto que invita a comer de todo pero en sus justas proporciones”, dice el experto.

Entonces es importante diferenciar dos conceptos nutricionales: la ‘dieta’ y la ‘alimentación consciente’.

Aprender a comer de manera consciente ayuda a entender mejor los nutrientes que cada alimento ofrece y cómo cada cuerpo lo asimila. Con naturalidad, el mismo organismo ya no requerirá el consumo de alimentos altos en grasa, ultra procesados o con azúcares añadidos, que son los que más daño provocan.

Algunos consejos útiles en materia de alimentación que la Asociación Colombiana de Endocrinología ofrece son:

- Tener disponibles pequeñas porciones de frutos secos, como almendras y nueces, para comer cuando tenga un antojo.

- Distribuir el almuerzo o la cena de la siguiente forma: la mitad de la porción deben ser verduras o frutas, 1/4 de cereales integrales y 1/4 de proteínas.

- Reducir las cantidades, en lugar de recortar sus comidas favoritas.

- Establecer horarios regulares de comida para evitar comer en exceso más tarde en el día. Si bien, esto se convierte en un reto mayor en casa, es importante respetar este hábito.

Otros consejos incluyen una lista basada en planes de comidas, leer las etiquetas de nutrición de los alimentos para medir el tamaño de las calorías y la grasa saturada por porción y mantener en la nevera alimentos frescos.

Protéjase

La OMS explica que la nutrición es la ingesta de alimentos en relación con las necesidades dietéticas del organismo.

Una buena nutrición (una dieta suficiente y equilibrada combinada con el ejercicio físico regular) es un elemento fundamental de la buena salud.

Al contrario, una mala nutrición puede reducir la inmunidad, aumentar la vulnerabilidad a las enfermedades, alterar el desarrollo físico y mental, y reducir la productividad.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Salud

DE INTERÉS