Microtia, una falta corregible en la oreja

13 de julio de 2019 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

En Colombia, 6 de cada 10 mil niños nacidos podrían tener microtia, una condición congénita en la que el oído externo no se forma completamente, tiene variaciones o no aparece y que puede estar acompañada de atresia aural o ausencia de un canal auditivo externo.

María Piedad Núñez, especialista en Audiología de la Universidad Iberoamericana y gerente clínica de Cochlear Colombia, explica que “la microtia corresponde a una falta de formación de la oreja, en el primer trimestre del embarazo o de gestación del bebé. Es una alteración genética que no va asociada en la mayoría de casos a una herencia y tiende a presentarse más en los hombres, del lado derecho”.

Generalmente esta condición ocurre en uno de los oídos y no en los dos. Si la persona tiene solo una malformación, muy seguramente no va a tener implicaciones funcionales en la audición. “Sin embargo, hay casos en los que no solamente se trata de que la oreja es más pequeña, sino que también el conducto auditivo (por donde pasa el sonido) puede verse afectado, estar ausente o estar tapado y ahí se tiene un compromiso auditivo”, señala la doctora María Piedad Núñez, quien además responde:

¿Qué deben hacer los padres con bebés que presenten microtia?

-Deben mirar primero cómo está la forma de la oreja, si se nota alguna malformación o si está cerrada, y consultar inmediatamente al médico si en el momento del nacimiento no fue visible. De esta manera se puede, no solo diagnosticar, sino empezar a tratar la parte funcional de la audición.

¿Cómo se corregiría la microtia en caso de estar afectada la audición?

-En los más pequeños se debe hacer un examen para diagnosticar el compromiso auditivo. Una vez se tenga, se puede proceder a rehabilitar o habilitar al paciente mediante el uso de sistemas de audífonos de vibración (para que el sonido pase y se estimule directamente el oído interno) obviando el daño que hay afuera del oído medio. De esta manera se le permite al menor que desarrolle su lenguaje al mismo nivel que los otros niños de su edad y se favorece a su aprendizaje.

En las personas más grandes, el tratamiento con audífonos les mejora la parte de integración social, y desempeño laboral.

¿Qué alternativas de reconstrucción hay?

- Cuando hay microtia, las personas pueden actuar en diferentes niveles. Uno es en la parte estética y otra en la funcional. En cuanto a la reconstrucción de la oreja se tienen dos opciones:

1. Poner una prótesis encima de los restos de audición.

2. Una cirugía reconstructiva.

El médico tratante debe ver qué es lo mejor para la situación particular.

**

Actualmente existen exámenes diagnósticos y ecografías muy precisas que permiten determinar si el bebé padece la condición, lo cual posibilita tomar medidas correctivas rápidamente luego del nacimiento del niño, con el fin de que tenga un mejor desarrollo.

En estos casos, los profesionales idóneos son el otorrino y el otólogo, quienes pueden hacer una evaluación de la parte funcional de la oreja.

“Es importante decirles a las personas adolescentes y adultas que nacieron con microtia y han tenido que batallar no solo con la parte funcional sino con la estética, que hay soluciones y ayudas. Están todos los sistemas de otointegración con los que se pueden realizar tratamientos seguros, para restituir esa pérdida de audición y lo más importante, darles calidad de vida”, afirma la doctora María Piedad.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Salud

DE INTERÉS