No juegue con su dieta después de una cirugía

22 de octubre de 2019 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

En los pacientes que se han sometido a una cirugía el estado nutricional resulta importante al reducir infecciones, disminuir las complicaciones quirúrgicas, mejorar la cicatrización y reducir la estancia hospitalaria.

Hay que saber que las dietas varían dependiendo el tipo de cirugía. Los cuidados más estrictos se dan por ejemplo en pacientes con colelitiasis, apendicectomía, hernia inguinal y umbilical, preparación del colon, pancreatitis aguda, sangrado digestivo, trauma abdominal o tumores benignos.

En pacientes con hernioplastia, colecistectomía y apendicectomía, por ejemplo, primero se recomienda una dieta de líquidos claros, para después progresar a dieta blanda; esto podría ser efectivo para evitar la malnutrición. Si el paciente no puede iniciar la alimentación oral por cualquier motivo, la persona tendrá que ser alimentada por soporte nutricional enteral o parenteral.

¿Qué es la dieta blanda?

Esta dieta es recomendada por médicos al incluir alimentos de fácil digestión, que no causan irritación y que estimulan mínimamente la secreción gástrica. Por eso, esta dieta blanda también es llamada dieta de protección gástrica.

En general, lo más importante a tener en cuenta en esta dieta, según el Hospital Clínico Universitario es que:

No se recomienda la leche por ser el alimento que se tolera peor, dado que produce malestar abdominal y diarrea. Si se quiere ingerir, la leche debe estar desnatada y baja en lactosa.

Elegir carnes magras, (lomo, solomillo, pechuga de pollo, pavo, conejo) y pescado blancos (merluza, pescadilla, lenguado) sin condimentos.

Debe saber que en esta dieta los alimentos deben comerse a temperatura ambiente, evitando los que estén muy calientes porque pueden producir diarrea.

Durante los 15 a 30 siguientes de la operación, debe comer los alimentos hervidos. Después, dependiendo su tolerancia, puede preparar la carne y pescado al horno o a la plancha, evitando fritarlos o apanarlos.

Si va a comer frutas, deben ser hervidas y peladas.

Solo el doctor que está encargado de su caso particular, dependiendo de su tolerancia a los alimentos, determinará la dieta que usted deberá seguir.

Estrés antes de la cirugía
Es normal que las personas sientan estrés y ansiedad antes de someterse a una cirugía, pero esto debe controlarse. “Este estrés que se registra durante una cirugía puede provocar la pérdida de peso y de músculo, inflamación, cicatrización deficiente, así como otras complicaciones como infecciones. Cada vez más investigaciones muestran que tener un cierto tipo de nutrición en las semanas previas y posteriores a una cirugía, pueden ayudar a reducir los riesgos para lograr una mejor recuperación”, dice el doctor Óscar Quintero, Director Médico en Abbott.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Salud

DE INTERÉS