Nubia Blanco: “Soy un trofeo viviente, le gané al cáncer de mama”

19 de octubre de 2018 12:05 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

“Es una historia, cómo te diría... sensible. Yo no sabía que tenía cáncer”, me dice Nubia Blanco de García. Ella lo recuerda perfectamente: el 16 de junio de 2003 fue a acompañar a su esposo, Amaury, a una cita médica de control, él es hipertenso, y justo ese día a ella se le ocurrió pedirle al doctor que la revisara, por si acaso. Ese ‘por si acaso’ descubrió que Nubia tenía una bolita en el seno izquierdo, ese ‘por si acaso’ le salvó la vida.

“Me sorprendí mucho cuando el doctor me dijo que tenía una bolita, pero me sorprendí más cuando me entregaron los resultados de la biopsia: tenía cáncer. Cuando lo supe el ánimo se me bajó, pensé solo en la muerte. Por fortuna uno de mis tres hijos, que es psiquiatra, me dijo: ‘Tienes cáncer, pero no te vas a morir’, él me subió el ánimo y así comenzó esta lucha por la vida”, me cuenta ahora Nubia.

El 7 de julio de ese mismo año, entró al quirófano para una mastectomía radical con vaciamiento axilar, en palabras más sencillas: le quitaron todo el tejido mamario que está entre la clavícula y las costillas. Después vinieron las quimio, la caída del cabello, el desánimo de su familia porque todos estaban preocupados, pensaban que Nubia se iba a morir más temprano que tarde. “Eso fue lo más difícil, ver cómo me miraba mi familia. Todos me veían como si no hubiera esperanza, sobre todo mi esposo. Él fue el más traumatizado por todo esto, pero también mi mayor apoyo”, añade doña Nubia.

Hoy, a sus 70 años, Nubia dice que el cáncer de mama no fue una experiencia mala porque le enseñó a luchar con las uñas, a aferrarse a la vida. A conocer su cuerpo y a alentar a otras mujeres, esas que apenas comienzan la lucha. “La Liga Contra el Cáncer de Cartagena fue un apoyo grande para mí, una bendición. Allí me ayudaron en esta batalla y ahí doy ahora testimonio de vida. Hay personas que llegan allá desalentadas, pero me ven llena de vida y entonces sienten esperanza”, asegura y nos da la clave para sobrevivir:

“A ti, que eres una guerrera que lucha contra el cáncer, yo te digo: nunca bajes los ánimos, porque eso es lo que quiere el cáncer. Repite: ‘Sí, tengo cáncer, pero de esto no me voy a morir’. Y para ti, que no has padecido esta enfermedad, tengo otro mensaje: ¡Conócete! Observa tu cuerpo, tus senos. Tócate, para que no te toque el cáncer de mama”.

El autoexamen

El mejor momento para hacerse un autoexamen de las mamas es más o menos ocho días después del periodo, puesto que no están tan sensibles o con protuberancias en ese tiempo en su ciclo menstrual. Si has llegado a la menopausia, realízate el examen el mismo día todos los meses.

¡Es fácil y no te tomará mucho tiempo! Empieza por acostarte boca arriba. Es más fácil examinar todo el tejido mamario.
Pon la mano derecha por detrás de la cabeza, con los dedos del medio de la mano izquierda presiona suave pero con firmeza, haciendo movimientos pequeños para examinar toda la mama derecha.

Luego, estando sentada o de pie, palpa la axila, el tejido mamario se extiende hasta esta zona. Presiona suavemente los pezones para si hay secreción. Repite el proceso en la mama izquierda.

Párate frente a un espejo con los brazos a los lados. Utiliza uno de los patrones que se muestran en la imagen para constatar que estés cubriendo todo el tejido mamario.

Mira tus senos directamente y en el espejo. Busca signos más de alerta, como cambios en la textura de la piel, hoyuelos, arrugas, abolladuras o piel que luzca como cáscara de naranja.

Observa la forma y el contorno de cada seno y revisa si el pezón está hundido. Recuerda: la clave está en conocer tus senos

15 datos sobre el cáncer de mama 

1. Es el cáncer más común entre las mujeres.
2. En Colombia, es la mayor causa de muerte por cáncer en mujeres entre los 15 y 54 años y la segunda causa en mujeres de todas las edades.
3. Cada año, más de 8.686 mujeres desarrollan cáncer de seno en el país y mueren aproximadamente 2.649 por esta causa.
4. Se estima que 1 de cada 17 colombianas puede desarrollar la enfermedad.
5. La probabilidad de morir por cáncer de seno es de aproximadamente 1 en 50.
6. Las tasas de mortalidad del cáncer de seno han aumentado más del doble en los últimos 30 años en el país.
7. El sexo es un factor de riesgo para el cáncer de mama: aún cuando los hombres también pueden desarrollarlo, la enfermedad es 100 veces más común entre las mujeres.
8. Uno de ocho casos de cáncer de seno se detecta en mujeres menores de 45 años, mientras que dos de tres cánceres invasivos del seno se dan en mujeres de 55 años o más.
9. El riesgo de cáncer de seno es mayor entre las mujeres cuyos parientes consanguíneos cercanos desarrollaron esta condición. El que la madre, hermana o hija padezca de cáncer de seno casi duplica el riesgo de una mujer.
10. Las mujeres de raza blanca tienen ligeramente mayores probabilidades de padecer cáncer de seno.
11. Las mujeres que comenzaron una menstruación temprana (antes de los 12 años) o que experimentaron la menopausia después de los 55 años, tienen un riesgo ligeramente más alto de cáncer de seno.
12. Las mujeres nulíparas tienen un 30 % más de riesgo que una mujer menor de 35 años que sí ha tenido hijos de padecer cáncer de mama.
13. La lactancia (el amamantar) reduce ligeramente el riesgo de cáncer de seno, especialmente si el tiempo de lactancia es de 18 a 24 meses.
14. El tabaquismo pesado y a largo plazo aumenta el riesgo de cáncer de seno.
15. El consumo de alcohol está relacionado con un ligero aumento en el riesgo de cáncer de seno.
Más que como una sobreviviente, Nubia Blanco se declara un “trofeo viviente” porque le ganó la guerra al cáncer. Hoy, en el Día Internacional de la Lucha contra el Cáncer de Mama, tócate para que no te toque.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Salud

DE INTERÉS