Salud


Ojo seco: La importancia de las lágrimas

Durante la pandemia, la jornada laboral aumentó 40% y el uso de internet 37,8%, lo que sugiere que no hay tiempo ni para un parpadeo.

IVIS MARTÍNEZ PIMIENTA

22 de octubre de 2020 12:00 AM

Los principales síntomas de los pacientes con ojo seco empiezan con sensación de ardor y, como su nombre lo dice, sensación de resequedad, cuerpo extraño o arenilla. En algunas ocasiones sienten la necesidad de rascarse los ojos. Según el oftalmólogo especialista en córnea, Andrés Rosas, “se aumenta el riesgo de padecer ojo seco cuando hay gran exposición a pantallas, porque, cuando estamos frente a un pc, parpadeamos mucho menos. Diferentes estudios reportan que al trabajar los parpadeos bajan hasta 50 por ciento menos de lo que deberíamos”. Hay que recordar que el parpadeo es el principal mecanismo para renovar la lágrima, que protege el órgano. “¿Cómo nos protegemos? En este momento de pandemia debemos recordar parpadear. Eventualmente, debemos descansar la mirada (mirando hacia el horizonte) y utilizando gafas que nos protejan de la luz azul del computador”, continúa el especialista Rosas.

Recordemos que las lágrimas naturales están compuestas de agua y proteínas como la mucina, lactoferrina y lipocalina.

El tratamiento para ojo seco debe estar relacionado con el uso de gotas lubricantes, preferiblemente formuladas por el especialista después de un examen clínico, que descarte otro tipo de patologías. “Importante es el descanso y las pausas de más o menos 20 segundos por cada 20 minutos de trabajo, o de 2 minutos cada dos horas de trabajo”, añade el experto.

Sobre el ojo seco

El Síndrome de Ojo Seco es una enfermedad en la superficie ocular que ocurre cuando las lágrimas no lubrican los ojos de forma adecuada. Se calcula que hasta un 30% de las personas que acuden a consulta lo hacen por este motivo, sobre todo personas mayores, si bien se manifiesta con gravedad en un porcentaje mucho menor generando un gran impacto en la calidad de vida de quienes lo padecen. Durante la pandemia la jornada laboral aumentó un 40% y el uso de internet un 37,8% , lo que sugiere una alta eexposición a dispositivos digitales incrementando el riesgo de padecer el síndrome, al inhibir el parpadeo. Algunos de los síntomas de esta afección se agravan en ciertos ambientes con calefacción excesiva, aire acondicionado, o en determinadas épocas del año.

“Es clave que todas las personas tengan mínimo un control oftalmológico, una vez al año para evitar complicaciones y mantener una adecuada salud visual. Si tiene síntomas consulte inmediatamente para hacer un estudio de la superficie ocular y dirigir el tratamiento, más adecuado según el tipo de ojo seco”, dice por su parte María Fernanda Delgado, médica oftalmóloga y glaucomatóloga.

  NOTICIAS RECOMENDADAS