¿Por qué se recomienda consumir fibra?

¿Por qué se recomienda consumir fibra?
Para las personas con síndrome de colon irritable, consumir fibra está recomendado.

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Estar en una emocionante cena con amigos y que de repente ¡pum!, aparezca un dolor de estómago de esos que lo doblan a uno. Un día estamos bien y al otro no sabemos. Si hoy comí lentejas y no me hicieron daño, puedo comer lentejas otro día con el miedo de que me mande al baño*

Para las personas con síndrome de colon irritable, consumir fibra está recomendado pero cada organismo reacciona diferente a los alimentos y por eso los médicos aconsejan dietas, que en gran parte dependen de la experiencia del paciente.

Por ejemplo, la col, coliflor, habas, garbanzos, lentejas, coles de Bruselas, cebollas, puerros o guisantes, no están recomendados en muchos casos, pese a tener fibra, pero esta siempre será buena para las personas con estreñimiento.

¿Qué es?
Definen la fibra como el residuo de las células vegetales, resistente a la hidrólisis provocada por las enzimas digestivas del hombre. Su importancia radica en la prevención de distintas patologías.
¿Qué es la fibra y cuáles son sus propiedades?

La fibra engloba los carbohidratos no digeridos ni absorbidos en el tubo digestivo que llegan intactos al colon, explica el Instituto de Investigación Biomédica del Hospital Universitario La Paz. Se clasifica en fibra soluble e insoluble, por sus propiedades fisiológicas distintas. De esta manera:

La fibra soluble es aquella que atrapa el agua y se convierte en gel durante la digestión, haciéndola más lenta y recubriendo la pared intestinal. “Esta acción disminuye la absorción intestinal de algunos nutrientes como la glucosa (beneficioso para los diabéticos) y el colesterol, contribuyendo a la prevención en enfermedades cardiovasculares”, dice la Fundación hipercolesterolemia familiar. Se encuentra en frutas como las naranjas, manzanas, albaricoques, ciruelas o mangos; en cereales como la cebada, avena; en el lino o la linaza; en granos como las lentejas y frijol negro y en frutos secos como las nueces.

La fibra insoluble, por su parte, hace que los alimentos atraviesen mejor el estómago y el intestino, y también hace que las heces tengan volumen. Está en alimentos como la harina de trigo, guisantes, cereales en su versión integral y frutas maduras.

Consumir fibra está recomendado por los expertos, pues se ha empleado frecuentemente para tratar y prevenir diversas patologías gastrointestinales. También se recomienda en pacientes con enfermedades como la diabetes, la dislipemia, la hipertensión arterial y obesidad. Investigaciones señalan que la fermentación de la fibra, por parte de las bacterias colónicas, tiene efectos beneficiosos tanto directos como indirectos para la salud. El mundo médico empezó a prestarle mayor atención a la fibra, luego de la investigación que hizo en los años 70 el cirujano inglés Denis Parsons Burkitt, quien “a través de un estudio epidemiológico, puso de manifiesto que ciertas ‘enfermedades de la civilización’ tales como el estreñimiento, la obesidad, la diabetes, o el cáncer de colon eran prácticamente inexistentes en países africanos, donde la ingesta de fibra dietética era mucho más elevada”.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Salud

DE INTERÉS