Qué hacer si su hijo sufre de insolación

12 de enero de 2016 12:29 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

En época de vacaciones aumentan las visitas a la playa, y con ellas también los casos de niños con insolación. 
Mientras se está pasando un rato agradable en el mar, o en piscina, muchas veces los padres dejan que sus hijos disfruten al máximo y olvidan cuánto tiempo duran expuestos al sol, lo que ocasiona la insolación terminando muchas veces el paseo en un consultorio.

Los niños tienen la piel más delicada que los adultos y tienden a tener muchas más complicaciones al permanecer muchas más horas al sol. Además a mayor edad se va disminuyendo el riesgo, pero a menor edad este  aumenta y se tienen complicaciones gravísimas como  la dermatitis o quemaduras solares.

¿Cómo saber si un niño está insolado?

La médico especialista en Pediatría, Yohenis Palomino Garces explica que cuando un niño está insolado emana calor de la piel, y en algunos casos incluso llegan a presentar flictena,  (ampollas) y  quemaduras de primer grado como consecuencias de los rayos solares, siendo esas las manifestaciones más frecuentes  que tienen en esa etapa.

“Vienen con esas flictenas, enrojecimiento marcado, calor, ardor, llanto,  incapacidad de dormir e imposibilidad de mantenerse acostado sobre el lado afectado”, expresa Palomino.

Cómo prevenirlo

Una forma de evitar que su hijo sufra de insolación es vigilar los horarios y tiempo expuestos al sol en la playa o piscinas. Las horas más fuertes podrían presentarse entre las 11:00 de la mañana y las 3:00 de la tarde. 

Puede optar por dejar ingresar  a los pequeños al mar  temprano o cuando cae el sol, y buscar áreas donde haya sombra.

El protector solar cada dos horas es indispensable también para la protección de la piel.

Recomendaciones

Después de mucho rato expuesto al sol, o incluso horas y nota que su hijo lamentablemente ya se ‘quemó’ con el sol, debe sacarlo de inmediato del agua, retirarle el agua salada e hidratarle con acetato de aluminio un producto muy común en el mercado.

“La hidratación va a ayudar a la piel a restablecer mucho más rápido esa capa que se perdió, se deben usar protectores cutáneos a base de óxido de zinc, en esas zonas afectadas. Se utiliza acetaminofen  para calmar esa irritación,  el dolor y ese calor local que también duele.

Si son muchas la lesiones toca hospitalizarlo porque se deshidrata muy fácilmente, sobre todo los niños menores de 1 año”, agrega Yohenis.

La especialista indica que la mayoría de niños que llegan a su consultorio tienen edades que oscilan entre  los niños de 2 a los 5 años.

“Son los más predispuestos. Primero porque ellos no tienen la capacidad para prevenir, las mamitas los dejan pasar mucho tiempo  y el ardor no se les manifiesta todavía, ya cuando son mayorcitos sienten el ardor y se apartan”.

Manchas del sol y limón

La especialista explica que muchas mamás llegan angustiadas a su consultorio porque sus hijos resultan con moretones en el cuerpo tras ir a la playa.

Lo que ocurre según la doctora, es una ‘lesión’ que se genera gracias al limón. Cuando se va a playa, las personas optan por almorzar con pescado y es ahí donde tienen contacto con el limón, muchos papás no se percatan y así tocan, alzan, acarician y abrazan a sus hijos con las manos sucias, estos restos del limón combinados con el sol, dejan una marca en la piel.

“El contacto del limón con el sol genera una reacción que produce una quemadura con un color entre oscuro y  amoratado, no arde y no duele, no es peligroso, es algo muy superficial, pero causa miedo en la madre porque piensa que es algo mucho más complicado, en realidad es algo leve, lo que necesitamos es evitar sobarnos el limón en la piel. Hidratarla y usar óxido de zinc hasta que desaparezca la lesión”.

Finalmente Palomino refiere que si un niño presenta una lesión abultada o con ampollas, debe ver a un médico ya que podría tratarse de una quemadura en primer grado.

“Han habido casos en los que hemos tenido vigilancia y los hemos controlado muy cerca para no hospitalizar. Aumentar la hidratación, los líquidos orales y la hidratación en la piel es lo principal”, concluye.

¿Qué es flictena?

Las ampollas son un  mecanismo de defensa del cuerpo humano consistente en una lesión elevada, palpable y circunscrita, llena de líquido linfático y otros fluidos corporales, que se forma en la epidermis. Si son menores a 0,5 cm de diámetro se les denomina flictenas.

Puede producirse como reacción a quemaduras o fricción y ayuda a reparar el daño producido en la piel.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Salud

DE INTERÉS