Que tu alimentación sea tu medicina

29 de junio de 2015 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Aunque sabemos y somos conscientes que a través de una buena alimentación a base de frutas y vegetales evitaremos un gran número de enfermedades, no tenemos la voluntad suficiente para acabar con los malos hábitos alimenticios que hemos adquirido por años.

La ciencia confirma que un estilo de vida saludable ayuda a prevenir ciertas afecciones. Alimentarse bien ya no es sólo una cuestión de estética, sino que también mejora malestares cotidianos como fatiga, cansancio, estrés y otros que podrían ser consecuencia de una mala nutrición.

El médico Luis Enrique Herrera Zabaleta, explica que, “comer de manera consciente implica saber qué alimentos son positivos y negativos para nuestro cuerpo; identificar los efectos nocivos de cada bocado es fundamental para saber qué sacar de la dieta y qué consumir con más frecuencia”.

Aumente su esperanza de vida, reflexione sobre los daños que hace a su cuerpo contaminarlo con alimentos como grasas saturadas, exceso de azucares y sal, sodio y comidas con demasiadas calorías como hamburguesas y pizzas que solo someten al organismo a cargas tóxicas, desencadenando enfermedades que pueden evitarse consumiendo más frutas y vegetales.  

Una despensa más sana

Hay que llenar la despensa de alimentos saludables. Vegetales, frutas, cereales integrales, semillas, algas, frutos secos, leche vegetal, entre otros. Compre con sensatez y organización. Tenga en cuenta que el esfuerzo sólo será al principio de nuestro cambio alimenticio. 

Ayúdese. Para que tenga éxito trate de hacer una lista semanal con los platos que consumirá desde el desayuno hasta la cena de lunes a domingo, e incluya alimentos ricos en vitaminas, minerales, proteínas y fibra.

Recomendaciones

- Distribuya los alimentos en 3 comidas principales.

- Modere el tamaño de las porciones.

- Consuma por día 2 frutas y 3 porciones de verduras de todo tipo y color, preferiblemente crudas.

- En el almuerzo y en la cena, la mitad del plato que sean verduras y de postre una fruta.

- Incorpore legumbres, cereales integrales, semillas y frutos secos.

- Consuma menos carnes rojas y evite los embutidos como las salchichas y demás.

- Cocine sin sal. Reemplazarla por perejil, albahaca, tomillo, romero u otros.

- Evite el uso del salero en la mesa.

- Limite el consumo de azúcar y alcohol, y tome mucha agua.

- No coma después de las 8 de la noche.

- Acompañe su dieta de actividad física a diario para tener mejores resultados en su salud.

Tenga en cuenta que estos son concejos básicos, finalmente será su médico quien determine cuál es la dieta exacta que cada persona necesita.
  
Más que un hábito saludables

Cuando comer saludablemente trae beneficios como enfermarse menos y combatir problemas como estreñimiento, diabetes, colesterol elevado, la obesidad y hasta enfermedades graves como el cáncer, éste acto se convierte en algo más que un hábito saludable que su cuerpo le agradecerá con el tiempo.

Herrera, médico egresado de la Universidad de Cartagena asegura que, “está científicamente comprobado que emociones como el estrés y la depresión son aliviados con una buena nutrición por sus propiedades curativas. En las personas mayores, su práctica estimula la memoria, tener la habilidad de concentrarse en el aquí y el ahora, dándoles una sensación de bienestar”.

Toda una terapia
La alimentación como base de la salud resulta ser toda una terapia en la que con el tiempo se desechan los alimentos de origen animal y se consumen los orgánicos y naturales. El asesoramiento de un profesional es importante para que decida cuándo empezar los cambios en la manera de alimentar su vida.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Salud

DE INTERÉS