Salud


Quiropráctica y ortopedia: dos métodos para tratar la columna

COLPRENSA

11 de julio de 2014 08:52 AM

Enfermedades como hernias discales, lumbalgias, migrañas, dolores de cabeza, de piernas y brazos, entre otros, son algunos de los problemas que tienen origen en la columna vertebral y el sistema nervioso, y que hoy en día se pueden remediar mediante la quiropraxia y la ortopedia.

Cuando una persona presenta este tipo de patologías, es normal que se suscite el debate sobre cuál es la mejor opción para remediar esas dolencias, en donde ambas prácticas poseen la capacidad de hacer un pronóstico, pero que hacen uso de distintos métodos para tratar la afección.

En Colombia como en muchos países donde el sistema de salud se basa en la medicina alopática, la ley establece que las otras prácticas se utilizan como medicina “complementaria, alternativa o no convencional.

La quiropráctica es una profesión sanitaria que se ocupa del diagnóstico, tratamiento y prevención de los trastornos mecánicos del sistema musculo-esquelético, y de los efectos de estos sobre la función del sistema nervioso y la salud en general, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Por su parte, la ortopedia se define como una especialidad médica dedicada a corregir o de evitar las deformidades o traumas del sistema musculo-esquelético del cuerpo humano, por medio de cirugía.

Rian Fitzpatrick, doctor quiropráctico del centro médico QuiroLife, sostiene que a diferencia de la ortopedia, su especialidad no solo se preocupa por aliviar el dolor, sino que busca y trata el origen del problema.

Contrario a ello, José Joaquín Jaime, ortopedista de planta del Hospital Regional de Duitama (Boyacá), justifica que en la ortopedia existen dos tipos de medicamentos, aquellos que se utilizan para aliviar el dolor de la persona, y otros que son implementados para atacar la raíz del problema.

Por otra parte, el médico alternativo asegura que en casos como las hernias discales, la medicina convencional opta por la cirugía, y argumenta que toda operación quirúrgica tiene sus riesgos y la medicina reconoce que hasta el 40% de estas intervenciones fracasan, afirma la organización.

El ortopedista indica que la cirugía hace parte de los tratamientos de su área, y que solo se practica cuando es estrictamente necesario. Agregó, “la operación toca realizarla cuando la persona tiene una enfermedad avanzada, la extirpación que es el procedimiento más recurrente, alivia el dolor y cura la enfermedad por lo general”.

Adicionalmente, Jaime señaló que los quiroprácticos no tienen ningún medicamento ni procedimiento que quite una hernia discal, y que por eso, son ellos los llamados a realizar estas operaciones cuando no hay más salidas.

Fitzpatrick alega que los antiinflamatorios y los relajantes musculares, como todos los fármacos, tienen muchos efectos secundarios, y asegura que provocan úlceras, problemas gástricos, hemorragias digestivas.

Para el ortopedista los fármacos son agentes externos y por ello tienen contraindicaciones que dependen de muchos factores como la edad, la dosis, el tipo de sustancia, el estado del paciente y el método de suministrarse.

Agrega que, “cuando nosotros formulamos, lo estamos haciendo bajo la responsabilidad de estudiar la situación de cada paciente con el fin de solucionar el problema”.

De otra parte, el quiropráctico apuntó que su oficio es una profesión convencional, solo que no es tan conocida en América Latina.

“Nos encargamos de cuidar del ser humano sin el uso de fármacos, tratamos las diferentes enfermedades a partir de un diagnóstico con radiografías y resonancia para detectar la causa de la enfermedad", dijo el especialista y añadió que se enfocan en la alineación de las vértebras para una mejor comunicación con el sistema nervioso y de esta manera el cuerpo sane naturalmente, concluyó el médico alternativo.

De su parte, Jaime expresó que hay estudios que avalan la medicina convencional, y que las prácticas alternativas deben definir mediante la investigación, cuál es su importancia y en que momento es necesaria.

“Todos los pacientes son diferentes y uno no puede desechar 'olímpicamente' los otros saberes. Además, todos debemos unirnos porque al fin y al cabo la ciencia es una sola”, finalizó el ortopedista.

TIPS PARA EL CUIDADO DE LA COLUMNA

1. Ejercite su espalda regularmente: caminar, nadar, montar en bicicleta son excelentes ejercicios para fortalecer los músculos de la espalda.

2. Al levantar objetos siempre doble sus rodillas o cadera, no su espalda.

3. Si va a conducir durante distancias largas, ajuste primero su silla para evitar esfuerzos innecesarios al alcanzar el timón o los pedales.

4. La Asociación Americana de Quiropráctica ha estimado que más del 75 por ciento de los conductores tienen su apoyo para la cabeza a una altura inadecuada. Reduzca las posibilidades de latigazo cervical, elevando el apoyo para la cabeza de modo que el centro de la misma quede en la parte posterior de su cabeza.

5. Evite subir de peso porque un estómago prominente sobrecarga los discos y causa desalineación de la Columna Vertebral.

6. Minimice el uso del portátil y celular, son lo peor para una ergonomía adecuada, pueden causar tensión de espalda y cuello.

7. Reparta el peso de sus maletas, morrales o preferiblemente use maletas de rodachinas y cambie de lado regularmente, en caso de salir de viaje.

8. Si usa una almohada favorita, llévela siempre a donde vaya, generalmente almohadas diferentes pueden causar dolores de cuello.

9. Si va a viajar en avión, trate de reservar un asiento de pasillo. Esto hace que sea mucho más fácil para cuando necesite entrar y salir, le da un poco más de espacio, si necesita estirarse un poco significa que no tendrá que preocuparse por molestar a otras personas.

10. No lleve su teléfono móvil o billetera en su bolsillo trasero. Si lo hace, puede crear una posición sentada anormal inclinando una cadera más alta que puede hacer que tenga problemas o dolores.

11. Aproveche sus días de descanso para dejar de fumar, la nicotina contenida en los cigarrillos altera la estructura química de nuestros discos intervertebrales, los hace propensos a la deshidratación rápida. Esto los hace frágiles y los deja más vulnerables a la rotura.

12. Visite al doctor quiropráctico y realice su chequeo. 

TEMAS

  NOTICIAS RECOMENDADAS