Salud


Se mantiene el estigma sobre personas obesas

“Vivimos en una sociedad que ve la obesidad como una violación a los valores de disciplina y trabajo duro, y por tanto, como una enfermedad que se puede controlar con el esfuerzo suficiente”, dice una experta.

La obesidad va más allá del aspecto estético, pues acarrea graves consecuencias para la salud de las personas.

Cuando el peso es 30 a 40% mayor del promedio, hay un 50% más de mortalidad y en personas con 40% más del peso promedio, ese indicador sube al 90%.

Debido a esto, y sumado a su origen multifactorial, la obesidad es una enfermedad que exige un tratamiento integral, en el cual participen diferentes especialistas, llegando a un diagnóstico más preciso.

Expertos concuerdan en que la baja relevancia que se le ha dado al correcto manejo de esta condición ha llevado a que el exceso de peso se convierta en un problema de salud pública creciente.

Según un estudio de los expertos Lydia E Hayward, Lenny R. Vartanian y Rebecca T. Pinkus, en el que participaron 1.300 personas con sobrepeso u obesidad, se evidenció cómo el estigma del peso aumenta la probabilidad de que las personas afronten estas experiencias de forma poco saludable.

“Esto aumenta el riesgo de síntomas depresivos y de ansiedad, ya que promueve la baja autoestima de los pacientes”, agrega la experta Stella Guerrero, médico psiquiatra. Ella explica que aún existen fuertes sesgos frente al manejo de esta enfermedad: “Vivimos en una sociedad que ve la obesidad como una violación a los valores de disciplina y trabajo duro, y por tanto, como una enfermedad que se puede controlar con el esfuerzo suficiente, de tal modo que quienes la sufren tienen ‘merecido’ cualquier prejuicio o discriminación hacia ellos”.

Añade que “el miedo al prejuicio disminuye la probabilidad de que una persona busque el acompañamiento de un experto para recibir el manejo apropiado de la obesidad y cualquier otra condición asociada a esto”.

Cambiar desde dentro

La visión de las personas frente a la obesidad se puede cambiar desde acciones pedagógicas adecuadas que incrementen la conciencia sobre las causas y los riesgos de la obesidad.

La experta explica que “es necesario cambiar nuestra idea frente a esta enfermedad, por eso deben desaparecer las imágenes que muestran a las personas con obesidad como perezosos, no atractivos, no saludables, no felices, no inteligentes y débiles, pues promueven mensajes simplistas y carentes de soluciones prácticas”.

Los médicos juegan un papel crucial en el cambio de perspectiva frente al sobrepeso y la obesidad. Una forma sutil que promueve la apropiación del sesgo frente al exceso de peso en las personas son etiquetas como “el obeso”, que aunque están sustentadas en la ciencia, dejan de lado otras características de las personas como sus valores, principios y experiencias, enfocándose únicamente en su condición médica, siendo este el reto de los trabajadores de la salud en el manejo adecuado entre el médico y paciente.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS