Salud


Si su hijo se nutre bien, tendrá bienestar emocional

El cerebro de los niños necesita nutrientes esenciales que pueden impedir problemas de conducta o dificultades emocionales.

IVIS MARTÍNEZ PIMIENTA

06 de mayo de 2020 12:00 AM

El cerebro en los humanos es el órgano más importante, por lo cual la exigencia energética es mayor que la de otros órganos y mayor que la de cualquier mamífero en la Tierra. Según el estudio ‘Nutrición y Salud Mental’ (A. Rodríguez y M. Solano), el cerebro ha adoptado requerimientos nutricionales especializados cuyas concentraciones y proporciones han experimentado cambios, a medida que evolucionamos.

Así, aminoácidos, minerales, como hierro, selenio, antioxidantes y vitaminas como la B12, son indispensables para nuestras facultades cognitivas. Incluso, los expertos en salud han observado que los niños con una mala nutrición tienen más probabilidades de experimentar problemas de conducta, dificultades en la escuela e incertidumbre en su lugar de trabajo como adultos. Los nutrientes como el ácido fólico, la vitamina B6 y la colina son necesarios para sintetizar ciertos químicos cerebrales, llamados neurotransmisores, que regulan el estado de ánimo y la memoria.

El ácido fólico:

Está en verduras de hojas verdes, legumbres, frutas frescas, frutos secos y cereales integrales.

La Vitamina B6:

Está en carnes como el hígado, el pollo, la carne de cerdo, el pescado, los plátanos, las papas, las alubias secas, los productos de grano integral y verduras.

Colina:

Este nutriente esencial soluble en agua está en los huevos, la carne roja, los cacahuetes, el pollo, el bacalao, la leche, las coles de Bruselas, el ajo, las berenjenas, entre otros.

“Un desequilibrio de neurotransmisores a menudo se asocia con afecciones relacionadas con el estado de ánimo como la ansiedad y la depresión. Esa no es la única forma en la que los alimentos pueden impactar en la salud emocional de su hijo. Una dieta que carece de nutrientes esenciales también puede alterar la forma en la que el cuerpo quema grasas, carbohidratos y calorías, lo que puede conducir a que tengan sobrepeso u obesidad”, explica el doctor Óscar Quintero, de Abbot.

Nutrición para el máximo rendimiento

Cuando los niños no obtienen los nutrientes que necesitan para crecer, pueden comenzar a disminuir sus capacidades tanto en el aprendizaje como en el patio de recreo. Para incentivar una mejor alimentación, debería:

- Durante las comidas, ofrezca a su hijo sus alimentos favoritos, pero también incluya nuevas opciones.

- De manera gentil, anime a su hijo a probar nuevos alimentos, pero no lo presione.

- Debe tener en mente que todos tenemos alimentos que sí nos gustan y algunos que no disfrutamos.

- Si su hijo se niega a comer lo que ha puesto en la mesa, no se rinda. Tal vez puede ofrecerle una alternativa como un tazón de cereal o un sánduche de aguacate

- Brinde refrigerios saludables para llenar los vacíos de nutrientes durante el día

- Usted puede ayudar a que su hijo aprecie y hasta disfrute los nutrientes que pone en su plato al poner el ejemplo. Refuerce que estos alimentos son óptimos para su bienestar, tanto en este momento como también para el futuro. Recuerde que, si lleva una dieta completa, es probable que su hijo quiera hacer lo mismo.