Salud


¿Sigo amamantando a mi bebé si tengo COVID-19 o sospecho?

Si la madre con COVID-19 presenta un compromiso severo que le impide amamantar puede hacerlo a través de medios seguros, como la extracción de la leche.

REDACCIÓN SALUD

05 de agosto de 2020 06:00 PM

Del 1 al 7 de agosto se celebra la Semana Mundial de la Lactancia Materna, fecha instituida por Unicef, apoyada por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En Colombia, los expertos recomiendan proporcionarle leche materna a los recién nacidos desde la primera hora día de vida, sin embargo, de cada 100 niños que nacen en el país, tan solo el 56% la inician en este momento.

La lactancia materna es la mejor forma de proporcionar un alimento ideal para el crecimiento y el desarrollo sano de los niños, no es sólo un alimento, es un fluido vivo y cambiante capaz de adaptarse a los diferentes requerimientos del niño a lo largo del tiempo. Siendo capaz también de adaptarse a las diferentes circunstancias maternas. La leche materna es el alimento más adecuado y natural para el bebé durante los primeros meses de vida y se adapta en cada momento a sus necesidades, proporcionando los nutrientes que necesita para su adecuado crecimiento y desarrollo, adaptándose así perfectamente a su función digestiva.

La doctora Angélica Russi, ginecobstetra de la Clínica del Country, explica que:

- Las organizaciones profesionales de salud a nivel internacional, recomiendan continuar la lactancia materna de las madres con sospecha o confirmación de infección por COVID-19 porque mejora la supervivencia de los neonatos y lactantes, también les proporciona beneficios para la salud y el desarrollo que duran toda la vida. Hasta la fecha, no se ha detectado la transmisión de este virus a través de la leche materna ni el amamantamiento, por esta razón, no existen motivos para evitar la lactancia materna ni interrumpirla.

- Es importante, asimismo, recordar que las madres deben mantener las medidas de higiene recomendadas, como el uso de tapabocas, el lavado frecuente de las manos con agua y jabón, cubrirse la nariz y boca al estornudar y toser, además de limpiar y desinfectar constantemente las superficies.

- Si la madre con diagnóstico de infección por COVID-19 presenta un compromiso severo que le impide amamantar puede proporcionarle leche al bebé a través de medios seguros, como la extracción de la leche; la recomendación es que otra persona sana se la proporcione. Si recurre a este mecanismo es importante tener en cuenta los tiempos idóneos de almacenamiento de leche materna para conservar todas las cualidades del alimento.

- En general, los niños presentan un riesgo bajo de infección por el virus COVID-19, la mayoría de las veces la enfermedad cursa con síntomas leves o sin síntomas. Los numerosos beneficios de la lactancia materna superan con creces los posibles riesgos de transmisión y enfermedad asociados a la COVID-19.

En conclusión la base de una alimentación sana, correcta y equilibrada tiene su fundamento en la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses de vida y con otros alimentos hasta los dos años. Después, hasta que el niño y la madre lo deseen, tal y como recomienda la organización Mundial de la Salud.

Para conseguir una lactancia materna exitosa es fundamental que se le considere como un acto deseado y gratificante para la madre y el bebé y tener claro que el lactante nace con la capacidad de buscar el pecho, reconocerlo y acercarse a él. Por último, recordar que la lactancia materna tiene una serie de ventajas tanto para el bebé, como para la madre, la familia y la sociedad, entre las que se encuentran nutricionales, psicológicas y económicas.

  NOTICIAS RECOMENDADAS