Salud


Yoga Nidra, un encuentro muy íntimo y liberador

COLPRENSA

30 de septiembre de 2013 10:49 AM

Respire hondo, lento, calmado. Un sueño profundo pero consciente le permite sentirse vivo, dispuesto a sanar su cuerpo de emociones dañinas y enfermedades ocasionadas por la falta de equilibrio.

Dejar atrás miedos, liberar el estrés, incrementar el amor propio, trabajar en el autoconocimiento y la reprogramación, eso es yoga nidra. Una práctica en la que solo es necesario disponer de un rato para relajarse, en un espacio calmado, limpio.

¿La posición? Nada compleja, solo tendido sobre una superficie plana con las manos hacia arriba. En las mañanas para recargarse de energía y recibir el nuevo día, en las noches -antes de dormir- para liberarse de las cargas.

“Debes estar dispuesto a relajarte, a estar en un lugar tranquilo, aislado del ruido, que permita desconectarte del mundo en el que estás para sumergirte dentro de ti, de tus pensamientos, para poderte escuchar y entrar en un sueño profundo. En el nidra por más que te relajes y entres en ti mismo, puedes sentir tu cuerpo, empiezas a sentir que realmente estás vivo, conectado con el universo y puedes hacer cosas maravillosas contigo mismo si te lo permites”, explica Martha Uribe Sanz, life coach, especialista en programación neurolingüística.

Dejar atrás el no
No puedo o no quiero son frases ‘prohibidas’ en las sesiones de yoga nidra, dado que van en contravía de la reprogramación que propone esta práctica.

Identificar qué cosas se quieren liberar: angustias, dolores o reacciones, cambiarlas y convertirlas en afirmaciones es el proceso para que cada persona pueda reprogramar su vida y tener el control de ella.

“El nidra es una técnica antigua. Es un estado intermedio entre estar dormido y despierto, donde se visualiza lo que se quiere en la vida y se sanan enfermedades”, señala Pablo Saldarriaga de la Torre, instructor de Asana yoga estudio.

Beneficios en el cuerpo
Paradójicamente, pese a que esta práctica no exige posiciones propias del yoga, los efectos físicos se ven y se sienten en el cuerpo.

Permite bajar de peso gracias a que no hay congestión de emociones, hay equilibrio, y el cuerpo en su infinita sabiduría deja para sí solo lo que necesita realmente para vivir, por lo tanto no siente la necesidad de sobrecargarse en alimentación o en peso, dicen quienes lo practican.

Para la fibromialgia, -un trastorno que causa dolores musculares y fatiga-, el yoga nidra resulta óptimo, pues de acuerdo con Uribe esta enfermedad es resultado de emociones no expresadas que se liberan en la práctica.

En el plano espiritual, esta técnica facilita la conexión con la divinidad suprema que cada persona tenga, mejora las relaciones sociales, incrementa el amor propio, eleva la autoestima, facilita el manejo de los miedos y las angustias.

Para todas las edades
No hay límite en la práctica de yoga nidra. Con los niños, si se hace en familia, afianza los lazos entre padres e hijos. Se les programa para ser niños exitosos, les fortalece el carácter y se liberan de cargas emocionales.

En la vejez, les permite sentirse útiles, vitales, le dan un respiro a sus vidas y se les muestra que aún tienen algo por hacer. Practicar, difundir y compartir el yoga con otros es un regalo, una enseñanza de vida que transforma, opinan los consultados.

“Da tranquilidad, trabaja de adentro hacia afuera, permite una vida armónica. Físicamente es increíble los beneficios que tiene en los órganos internos, trabaja músculos difíciles de desarrollar, permite ser flexible en cuerpo y mente”, precisa Yudy Arias, maestra de yoga.

La esencia del yoga
De acuerdo con Saldarriaga de La Torre, esta técnica propicia la unión entre el ser y la divinidad suprema. Este proceso, inicia purificando el cuerpo, para luego unir mente y espíritu.

“En el aspecto espiritual el yoga permite reconocer que el espíritu es la fuerza de la vida, es la identidad del ser humano. Mentalmente, da la capacidad de enfocar las cosas, permite a las personas ser más asertivas, entender mejor quiénes somos y manejar el estrés”, dice.

Trabajar la respiración y las posturas a la vez facilita la purificación del cuerpo y en consecuencia su sanación. Por esa razón los expertos recomiendan practicar esta técnica, sabiendo previamente que no todas las personas pueden hacer todos los tipos de yoga.

Entre estos últimos están el power yoga que exige más trabajo físico, acroyoga que practica masaje tailandés en movimiento, aeroyoga se hace en telas, hidroyoga se practica en agua y brikram yoga que cuenta con 26 posturas para el trabajo físico.

En embarazadas o en pareja, la práctica de esta disciplina tiene beneficios que los expertos calculan como invaluables.

“En mujeres embarazadas el yoga las prepara para esa etapa de transición, les abre la pelvis y les enseña técnicas de respiración para el momento del parto. En pareja es increíble, mejora la comunicación, la tienen a otro nivel, es una comunicación energética, se desarrolla un lenguaje diferente con el otro y la sexualidad adquiere una connotación que no solo es física”, indica Pablo.

Relajación, buena alimentación, respiración y trabajo mental con meditación son condiciones propias del yoga que, bien practicadas y guiadas por expertos, sin duda lograrán beneficios tanto para la salud mental como física.