Escándalo del yerno del rey amenaza monarquía española

19 de febrero de 2013 12:01 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

El yerno del rey de España, Iñaki Urdangarin, volverá a declarar el sábado ante un juez de instrucción en el marco de una investigación por presunta corrupción que, con frecuentes revelaciones en la prensa, toma un cariz cada vez más peligroso para la familia real. 
El lunes, los dos principales diarios españoles, El País y El Mundo, reproducían correos electrónicos atribuidos a Iñaki Urdangarin, esposo de la infanta Cristina, que parecían indicar que el rey Juan Carlos lo había respaldado y seguido de cerca en su carrera como hombre de negocios. 
Estas declaraciones son muy comprometedoras para una Casa Real que desde finales de 2011 intenta dibujar una clara frontera entre las actividades profesionales de Urdangarin y el resto de la familia real y mantener a la hija menor del rey totalmente al margen de la investigación por corrupción en torno a su marido. 
Excampeón de balonmano, Urdangarin, de 45 años, casado con la infanta Cristina desde 1997, es sospechoso, junto a su exsocio Diego Torres, de haber malversado millones de euros de dinero público a través del Instituto Noos, un sociedad sin ánimo de lucro que presidió entre 2004 y 2006. 
Pese a que su nombre figuró entre los “miembros” del Consejo de Administración de Noos, según la prensa española, la infanta no fue convocada por el juez, mientras que su esposo deberá declarar el sábado, por segunda vez en un año, ante el magistrado José Castro de Palma de Mallorca, instructor del caso. 
La esposa del Diego Torres, Ana María Tejeiro, fue imputada en el caso. 
Según El País, Torres afirmó el sábado pasado ante el juez Castro que “la Casa del Rey supervisó la actividad del Instituto Noos”. El exsocio de Urdangarin “apuntó directamente al Rey, al que internamente se refería como 'el jefe'“, precisaba el diario. 
“Disculpe mi silencio de los últimos días pero quería comprobar con mi suegro (...) antes de responderle”, habría escrito Urdangarin en marzo de 2005 a Corinna Sayn-Wittgenstein, una aristócrata alemana descrita por la prensa española como “la amiga” del rey, en unos de los correos electrónicos publicados este lunes. 
Este intercambio de mensajes, que habrían sido copiados al rey Juan Carlos según El Mundo, hacían referencia a un cargo en una fundación internacional al que aspiraba el yerno del monarca. 
En total, según la prensa, la defensa de Torres habría proporcionado al juez cerca de 200 correos electrónicos. 
Alto, delgado y elegante, Urdangarin, dos veces medalla olímpica de balonmano en 1996 y 2000, fue durante mucho tiempo la imagen del “yerno ideal”. 
Pero a finales de 2011, ya en el centro del escándalo, fue apartado de las apariciones oficiales de la familia real y en enero la Casa del Rey suprimió su perfil personal de la web oficial de la monarquía. 
Todos estos esfuerzos por contener la crisis amenazan sin embargo con venirse abajo. 
Ya a finales de enero la familia real recibió un duro golpe con el anuncio de que el secretario personal de las infantas Elena, de 49 años, y Cristina, de 47, había sido imputado en el caso y convocado a declarar el 23 de febrero. 
Este alto funcionario, Carlos García Revenga, será interrogado sobre las “labores de asesoramiento o consulta que pudiera haber llevado” al yerno del rey, según una fuente judicial. 
Este hombre, “mucho más que un secretario” según El País, es un nuevo eslabón que cae en el cerco que separa a la familia real del juez Castro. 
Pero la infanta ve sobre sí otra amenaza más inmediata: tras no pagar a tiempo una fianza civil de 8,189 millones de euros (unos 11 millones de dólares) que le reclamaba el juez en enero, Urdangarin proporcionó al tribunal una lista de sus bienes que pueden ser confiscados. 
Esta incluye en particular la mitad un palacete privado que la pareja compró en 2004 en Barcelona, por casi seis millones de euros, según la prensa. 

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Sociales

DE INTERÉS