comscore

Publicidad

Sucesos

Se obsesionó con mi hija: 4 meses de la muerte de Laura en Bocagrande

Daniel Caballero, papá de la joven cuyo cuerpo hallaron en un edificio el pasado 14 de agosto, habla de cómo van las investigaciones.

Se obsesionó con mi hija: 4 meses de la muerte de Laura en Bocagrande
Compartir en

El que Daniel Caballero cree que es el culpable de la trágica muerte de su hija camina por estos días las calles de Nueva York (Estados Unidos) como si nada. El padre de Laura Melissa Caballero Montaño ni siquiera sabe cómo el estadounidense salió del país. Mucho menos tiene la fecha.

Mientras tanto hoy, y como lo ha hecho ininterrumpidamente durante los últimos cuatro meses, Daniel Caballero visitará la tumba donde están los restos de la universitaria bogotana. Reposan en el cementerio Jardines del Recuerdo, sede Autopista Norte, en la capital del país. Lea aquí: Muerte de mujer en edificio de Bocagrande: “Mi hija nunca usó drogas”

Hoy es una fecha especial para Daniel, familiares y amigos. Hace exactamente cuatro meses, 14 de agosto, Laura Melissa murió en extrañas circunstancias que aún no han sido del todo esclarecidas. Su cuerpo lo hallaron en la tarde de ese sábado en el apartamento que era del extranjero amigo de ella y de su hermano, en el edificio Calamarí, en Bocagrande.

En la noche del viernes 13 de agosto, Laura llegó al apartamento del extranjero porque este la había citado para seguir explicándole sobre el negocio de la criptomoneda.

Aunque inicialmente se barajó la hipótesis de un posible suicidio porque la habrían encontrado ahorcada en el baño, su papá aseguró que la necropsia realizada por peritos forenses en Medicina Legal, en Cartagena, reveló que a su hija le hallaron rastros de Clonazepam, escopolamina (burundanga) y anfetaminas. Para él, esa es una prueba suficiente de que a su hija le suministraron esas drogas para “inhabilitarla y así evitar que se defendiera de un ataque”.

Esos estudios forenses permitieron que el caso por la muerte de Laura Melissa cambiara de tipificación, al pasar de suicidio, que fue la versión que entregó el extranjero que estuvo por última vez con Laura en ese apartamento, a un posible homicidio. Las investigaciones, sin embargo, son por ahora contra “desconocidos” porque formalmente no ha sido vinculado alguien directamente al proceso y no hay certezas todavía con fundamento para relacionarlo a esas averiguaciones.

undefinedEn la noche del viernes 13 de agosto, Laura llegó al apartamento del extranjero porque este la había citado para seguir explicándole sobre el negocio de la criptomoneda. Al día siguiente su cuerpo lo hallaron en la sala, tendido boca arriba. Era la 1:30 de la tarde del sábado. La versión del extranjero es que la encontró suspendida en el baño y la auxilió, pero al ver que no reaccionaba llamó a la Policía. Le interesa: [Video] Desgarrador testimonio del papá de la joven que murió en Bocagrande

Amistad y obsesión

Era mayo de este año y Daniel Caballero decidió que Laura Melissa, aprovechando la visita de otro hijo suyo que vive en Cartagena, se viniera con él a esta ciudad y así cambiar de ambiente.

“Mi hija vivía aquí en Bogotá conmigo. Mi hijo vivía y trabajaba en Cartagena. Él terminó de estudiar administración de negocios internacionales y allá (Cartagena) trataba con extranjeros, dentro de los cuales estaba ese tipo. Mi hijo vino a Bogotá a finales de mayo y decidimos que con esta pandemia para mi hija era bueno cambiar algún tiempo de ambiente y se fue con mi hijo el primero de junio.

“Dentro del pedido de tiempo comprendido entre el 1 de junio al 14 de agosto mi hija conoció a ese gringo que terminó obsesionándose con ella, pero como ella no le atendía sus pretensiones, ese tipo optó por drogarla para ponerla en total está de indefensión, y luego la asesinó ahorcándola por el cuello”, le relató ayer Daniel Caballero a El Universal.

Estudios forenses permitieron que el caso por la muerte de Laura Melissa cambiara de tipificación, al pasar de suicidio a un posible homicidio.

El padre de Laura Melissa ha tratado por todos los medios de hacer justicia en este caso, pidiendo celeridad en las investigaciones y hasta forzando a la Fiscalía con un derecho de petición para que la muerte de su hija no quede en la impunidad, pero cuatro meses después, asegura, todo sigue prácticamente igual. Lea: La muerte de Laura Melissa en Bocagrande pasó de suicidio a homicidio

Lo único que ha conseguido, dice, es que lo sigan amenazando de muerte. “Me han amenazado de muerte solo por decir públicamente la verdad y por exigir justicia. La Fiscalía, a pesar de que puse un derecho de petición y por encima de los tiempos que estipula la ley no me han contestado ni me han llamado. Hay absoluto silencio. Lo único aparte que ha ocurrido es que me han llamado de números desconocidos a amenazarme de muerte para que me quede callado y deje el caso quieto. Quizás solo están esperando a que el caso prescriba y se archive”, dice Daniel.

Únete a nuestro canal de WhatsApp
Reciba noticias de El Universal desde Google News