“A Boris le pidieron la cadena, la entregó y le dispararon”

31 de diciembre de 2019 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Era la primera vez en tres años que el contador público Boris Fernando Roa Puello iba a recibir el Año Nuevo con sus padres y hermanos en Cartagena, en el barrio Vista Hermosa.

Roa Puello, de 39 años, trabajaba desde hacía cuatro años en Bucaramanga y decidió darle la sorpresa a su familia este fin de año. Llegó a La Heroica el sábado en la tarde, y el domingo Boris decidió departir y reunirse con su gente.

En eso estaba a las 3:30 p. m. cuando un atracador lo mató tras despojarlo de una cadena de oro. El crimen ha causado conmoción en esa zona de la ciudad, pues a la víctima la conocían desde niño como una persona honesta, responsable y trabajadora.

La Policía confirmó ayer que en el asesinato participaron cuatro sujetos que se movilizaban en dos motos y uno de ellos está capturado. La identidad del presunto delincuente no ha sido revelada.

Así fue

Según una hermana de Boris, a eso de las 3:30 p. m. del domingo, él estaba en la terraza de la vivienda compartiendo y tomando cervezas con unos amigos y familiares cuando de repente cuatro sujetos que en dos motos se acercaron, desenfundaron sus armas de fuego para intimidarlos y los metieron a la sala de la casa para que los vecinos no se dieran cuenta.

“Los encerraron en la sala y a mi hermano le decían: ‘la cadena, la cadena’, y Boris se las dio, no entendemos por qué le dispararon si él no se resistió, nadie lo hizo”, expresó ayer un pariente.

Testigos manifestaron que cuando los delincuentes escucharon el disparo, tres de ellos se subieron en una de la motos y huyeron, dejando al que tenía el arma a su suerte. Cuando este último se subió al vehículo para escapar, el padre de la víctima se abalanzó sobre él y lo tiró al piso.

Cuando el sospechoso cae al piso, vecinos y familiares de Boris salieron de sus casas y empezaron a golpearlo y a quemar la moto, pero la Policía llegó y lo detuvo. Según un allegado, el sujeto fue aprehendido por las autoridades y llevado al CAP de Blas de Lezo por la golpiza que recibió. También se conoció que los presuntos atracadores serian residentes de barrios aledaños.

Tras el homicidio de Boris, sus familiares se dirigieron a la Fiscalía para denunciar el hecho y en la mañana de ayer realizaron las diligencias para reclamar su cuerpo en morgue de Medicina Legal, en Zaragocilla.

Boris Fernando

De la víctima se conoció que vivía en Bucaramanga desde hace cuatro años junto a su hija, de 15 años; su hijo, de 4, y su compañera sentimental, quien llegó a las 11 de la mañana de ayer a Cartagena para darle el último adiós.

“Ada, Ada, ven dame un abrazo”, le decía la progenitora a la mujer de su hijo cuando la vio llegar. Ambas empezaron a llorar, la madre en el sofá y la mujer de rodillas en el piso, dándose consuelo mutuo.

“Mi hermano era muy amiguero, se llevaba bien con todo el mundo, no tenía problemas. Él se fue para Bucaramanga por una oportunidad que le salió de trabajo. Ojalá se haga justicia por su muerte”, indicó un familiar ayer en la mañana.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Sucesos

DE INTERÉS