Sucesos


“A mi hijo Julio lo mataron en la cárcel”: Osiris Reyes

Julio Adrián Torres Asprilla, ‘el Menor’, murió el 12 de marzo pasado producto de las quemaduras que recibió en el 90 por ciento de su cuerpo en la Cárcel de Ternera.

SAMUEL ÁLVAREZ BELEÑO

23 de marzo de 2020 12:00 AM

Ocho días después de la muerte de su hijo Julio Adrián Torres Asprilla en la Cárcel de Ternera, el 12 de marzo, Osiris del Carmen Reyes fue a la morgue de Medicina Legal para que por fin le entregaran el cuerpo, pues como tenían apellidos distintos, los técnicos forenses tuvieron que hacer otras pruebas para que se comprobara realmente que ella era su progenitora. Las exequias del joven se realizaron en el barrio San Francisco, donde residía.

Ese día ella estaba un poco más tranquila, pues ya le iba a dar cristiana sepultura a su hijo. Sin embargo tiene una sensación que aún la perturba y no la deja dormir: “mi hijo no se prendió fuego como quieren hacernos creer. A él lo mataron y exigí que se haga una verdadera investigación”, dice la mujer.

‘Provocado?

El 12 de marzo, a las 12:50 del mediodía, Osiris del Carmen Reyes recibió una llamada en la que le informaban que su hijo había fallecido como consecuencia de las quemaduras que sufrió en el 90 por ciento de su cuerpo.

“Una persona externa al Inpec, una abogada, me llama a darme el sentido pésame por la muerte de mi hijo. Eso me confundió mucho, pues una hora antes yo había acabado de hablar con él. Me llamaba todos los días y siempre me decía que estaba bien. Nunca me dijo que tuviera problemas con alguien. Siempre lo noté tranquilo”, expresó la mujer.

Añade que de una salió a averiguar qué era lo que había sucedido y lo primero que le dijeron era que su hijo había decidido quitarse la vida prendiéndose fuego, luego de envolverse en un colchón.

“Supuestamente por mal comportamiento lo habían llevado de su sitio de reclusión a una celda de aislamiento. Según, al poco tiempo de haberlo llevado a ese lugar, los guardianes sintieron que algo se prendía y cuando llegaron a ese lugar se percataron que era él quien se había prendido. Yo sé que eso no es así”.

El informe de la Policía también señala la misma versión. El informe que entrega en Inpec es que “se enrolla en un colchón, se prende fuego y fallece producto de sus quemaduras”.

“Varios responsables”

Aunque no quiso dar mayores detalles de lo que a juicio de ella fue lo que sucedió con su hijo, quien purgaba una pena de seis meses por el delito de hurto calificado, indicó que ella le ha hecho saber a los investigadores del caso que existirían una supuestas pruebas que podrían probar que Julio Adrián Torres Asprilla, de 23 años, no se prendió fuego.

“No puedo decir mucho, porque los investigadores ya tienen la información. Solo lo que les puedo decir es que hay tres sospechosos y lo que queremos es que se investigue sobre esta situación y se llegue al fondo de esta situación”, indicó la adolorida mujer.

Entre las preguntas que se hace la madre están: “¿Cómo llegó la supuesta caja de fósforos con la que dicen que se prendió?”. “¿La posición en la que fue hallado, es de una persona que se iba a suicidar?”. “¿Por qué al sentir los gritos no van en su ayuda de manera inmediata?”.

A juicio de la madre del reo fallecido hay muchas preguntas que requieren que sean respondidas.

“Todos los días hablaba con mi hijo. Nunca mostró preocupación por algo. Siempre se mostró tranquilo y con ganas de salir pronto”, precisó.

En enero de este año, Torres Asprilla había sido enviado por un juez con funciones de Control de Garantías a la Cárcel de Ternera por el delito de hurto. Su madre dice que estaba cumpliendo una pena de seis meses de cárcel.

Otro caso

El pasado 18 de enero falleció en la Cárcel de Ternera el recluso Key Armando Camacho Castillo, de 34 años.

Las circunstancias de su muerte aún no son claras y las autoridades investigan este hecho. En un primer reporte de la Policía se dijo que por el exceso de consumo de alucinógenos, Camacho Castillo debió ser remitido al Hospital Universitario del Caribe, donde los médicos manifestaron que había llegado sin signos vitales.

La versión que manejan los familiares del fallecido es otra. Aseguraron que, al parecer, ese día, supuestamente, se armó una trifulca en la celda donde estaba Camacho Castillo. Y aunque las autoridades no confirmaron esa información ni revelaron las supuestas razones del pleito, sus parientes dijeron que a Key le propinaron varios golpes con objetos contundentes, los cuales le causaron graves lesiones.