Aplazan audiencia de acusación contra hombre señalado de asesinar y descuartizar a su mujer

28 de noviembre de 2018 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Lo que le hicieron a Zenaida no tiene nombre. Fue asesinada en su casa, descuartizaron su cuerpo y luego lo desaparecieron. Es un dolor inmenso lo que hemos sufrido sus familiares, y por eso es que esperamos que se haga justicia y que el proceso judicial contra su marido no se dilate. Todo esto es muy doloroso, y pesar de que el tiempo ha pasado aún no nos reponemos”.

Las palabras del pariente de Zenaida Serna Arriaga son producto de lo que pasó hace apenas unos días con relación a Miguel Rodríguez Villamil. Ello porque el 22 de septiembre pasado todo estaba dispuesto para que se hiciera una audiencia en la que el marido de Zenaida sería acusado formalmente por los delitos de homicidio agravado y desaparición forzada.

Sin embargo, todo quedó en espera. El día señalado, a las 4 de la tarde, en el Centro de Servicios Judiciales asistieron el juez que lleva el caso, el representante de la Fiscalía (Fiscalía Séptima Especializada), así como el de la Procuraduría, familiares de la víctima y el representante de estos, el penalista José Francisco Pascuales.

Sin embargo, parientes de Zenaida indican que el Inpec no llevó a la audiencia a Miguel, y que tampoco asistió su abogado defensor, por lo que la diligencia debió ser aplazada.

Ahora la Fiscalía deberá esperar hasta el 23 de enero próximo para poder acusar formalmente a Miguel, quien no aceptó los cargos por los que hoy es procesado y por los que está encerrado en la Cárcel de Ternera. Alega ser inocente de los señalamientos que hay en su contra.

Desaparición y horror

Zenaida vivía con su marido en el barrio El Pozón. Sus parientes dicen que habría sido víctima de agresiones físicas y verbales por parte de su marido. Debido a esa situación, la mujer de 54 años, según cuentan sus parientes, planeaba cumplir su edad de jubilación e irse a Cúcuta (Norte de Santander), a pasar su vejez junto a sus parientes, y así terminar la relación con Miguel.

Sin embargo, la tragedia la sorprendió el 26 de mayo de 2016. Ese día fue a trabajar y en la tarde regresó. Testigos indicaron que en el lugar escucharon gritos.

Zenaida entró a la casa que tanto sudor le costó conseguir, pero nunca la vieron salir. Compañeras de trabajo denunciaron su desaparición. A las autoridades les pareció extraño que su marido no lo hiciera. De lo que sí se aseguró fue en demandarla porque, según él, esta había abandonado el hogar.

Tres días después, ocurrió otro hecho determinante. En un caño cercano, niños hallaron flotando una bolsa que contenía el pie izquierdo de una mujer. Con el tiempo las investigaciones comprobaron que era una extremidad de Zenaida.

Además, en el cuarto y la cama en la que dormía con Miguel hallaron 25 trazas de su sangre, por lo que todo indica que allí habría sido asesinada.

Las indagaciones seguían por parte de la Fiscalía, en labores conjuntas con la Sijín de la Policía Metropolitana. El resultado se vio a mediados de mayo de este año, cuando capturaron a Miguel en medio de un allanamiento en El Pozón. Un juez con funciones de Control de Garantías lo envió a la Cárcel de Ternera tras acoger los argumentos presentados por el representante de la Fiscalía Seccional.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Sucesos

DE INTERÉS