Arjona cerró el 2019 con 21 asesinatos; este año van 3

07 de enero de 2020 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Norvis Vargas Mendoza fue asesinado de un balazo en medio de una riña que ocurrió en el corregimiento de Rocha, jurisdicción de Arjona, en la madrugada del 1 de enero de 2019.

Aunque los motivos del crimen no fueron esclarecidos, lo que si quedó claro es que el de Vargas Mendoza fue el primero de 21 asesinatos que sucedieron en Arjona durante el año que terminó el pasado martes y que encumbraron a este municipio como el pueblo más violento del norte de Bolívar.

La nada distinguida casilla la ocupó con una gran distancia sobre Turbaco, en cuyo territorio se cometieron 12 asesinatos en 2019; y con mucha más diferencia sobre otros municipios como Villanueva, Clemencia y Marialabaja, que tuvieron entre 7 y 6 casos.

En total, los municipios del norte de Bolívar, cuyos casos se reportan a la morgue de Medicina Legal en Cartagena, sufrieron la muerte de 64 personas durante 2019. Esto quiere decir que, en promedio, cada mes mataron a más de cinco personas en jurisdicciones diferentes a la capital de Bolívar.

El informe es con datos reportados desde Turbaco, Arjona, Marialabaja, Turbana, Villanueva, Santa Rosa de Lima, Santa Catalina, Clemencia, Mahates, San Estanislao de Kostka y San Cristóbal.

El caso de Arjona

Fueron 18 asesinatos en el área urbana y 3 en zona rural los que enlutaron a Arjona en 2019. La cifra por poco se acerca a dos casos por mes. La mayoría de sucesos ocurrieron en medio del clima de intolerancia y de pandillismo que desde hace varios años se ha acrecentado.

Además del mencionado Norvis Vargas Mendoza, en Arjona mataron a Berni Blanco Simanca, Luis Castilla Beltrán, Brayan Carmona, Ronald Madero Caballero, Pedro Carmona Merlano, Dilan Suárez Pájaro, Abraham Álvarez Matos, Joaquín González Hernández, Carlos Villegas García, Oswaldo Mattos Cujía, Duvan Pájaro Payares, Soraya Romero Moreno, Manuel Dinson Brito, Luis Ramírez Torres, Denis Pájaro Róqueme, Breider Ortiz Castellanos, Javier Contreras Batista, Yivis Pérez, Nelson Quintana Villadiego y Dainer Marriaga Ospino.

De estas 21 muertes, 11 casos sucedieron en medio de riñas, de las cuales 7 fueron enfrentamientos entre integrantes de pandillas. Las otras cuatro obedecieron a peleas de tipo interpersonal, muchas veces producto de la intolerancia en diferentes barrios del municipio.

Otros 7 casos sucedieron a manos de sicarios y hubo 3 atracos con un saldo fatal, incluido un caso en el que asesinaron a la persona señalada de ser quien cometía el robo.

Los meses más violentos en esta población fueron abril, con 4 casos; seguido de septiembre, octubre y diciembre, con 3 casos cada uno. De los 12 meses del año, en 8 hubo al menos un homicidio, lo que indica claramente que la sangre corrió a lo largo de todo 2019 en los barrios y corregimientos arjoneros.

En otros pueblos

Ocho riñas interpersonales dejaron igual número de muertos en Turbaco durante 2019. También hubo 2 atracos con saldo fatal y en dos ocasiones las víctimas fueron ultimadas por sicarios motorizados.

Turbaco, con 12 casos, fue el segundo municipio más violento en el norte de Bolívar. En esta población tiene jurisdicción la Policía Metropolitana de Cartagena al igual que en Santa Rosa, Clemencia, Santa Catalina y Turbana.

Una situación alarmante se vivió en Villanueva, municipio en el que las muertes en peleas de pandillas tuvieron un realce importante. De hecho esta población fue la tercera más violenta del departamento con 7 casos, varios de los cuales fueron producto de crudos enfrentamientos entre integrantes de grupos similares a pandillas, aunque las autoridades no los reconozcan como tal.

En seis ocasiones los habitantes de Clemencia lloraron por cuenta de la violencia. De estas 6 víctimas, 4 cayeron en medio de riñas y dos más por atraco. Igual número de víctimas tuvo Marialabaja, municipio que tuvo un arranque de año pacífico hasta que el 7 de mayo Lizandro Zúñiga Valdés fue asesinado por un conocido en medio de una pelea. Luego cayeron otras 5 personas en atraco y sicariato

En otros municipios como Santa Catalina y Mahates hubo 3 asesinatos; y cierran la recopilación las poblaciones de San Estanislao de Kostka- Arenal- con 2 homicidios y Turbana, Santa Catalina, Santa Rosa de Lima, Calamar y San Cristóbal con un caso en el año.

San Cristóbal

La muerte de Guadis González Ruiz no solo fue violenta, sino que supuso el fin de una bonita historia. El hombre fue asesinado en San Cristóbal a cuatro días de que se acabara el 2019 y con ese hecho terminaron más de 15 años sin homicidios en esa población. Incluso, en lo que va de la década no habían matado a ninguna persona en este municipio ribereño y el caso más reciente se remontaba a principios de los años 2000.

El asesinato de González ocurrió en lo que supuestamente fue una riña en la que estaría involucrado un yerno de la víctima. A este lo acusaron de haber cometido un hurto y cuando Guadis quiso interceder por él, lo atacaron con arma de fuego. Otra versión indica que el responsable sería el mencionado yerno, pero esto no está del todo claro. Lo cierto es que la racha de años sin homicidios terminó en esta población limítrofe con Atlántico.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Sucesos

DE INTERÉS