Asesinado por su mujer en la isla de San Andrés era bolivarense

05 de abril de 2020 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Los proyectos que Oswaldo José Rebolledo Guzmán tuvo en mente mientras estudiaba administración de empresas se vieron frustrados el pasado miércoles 1 de abril en San Andrés Islas, tras ser asesinado presuntamente por Jayline Dawkins Bouuden, su compañera sentimental.

El joven, de 23 años y oriundo del municipio de Santa Rosa de Lima, Norte de Bolívar, fue acuchillado en el pecho tras una discusión con su mujer. Sus familiares en Santa Rosa se enteraron de la tragedia porque la misma mujer les informó.

“Ella misma me escribió y me decía perdón, perdón. Y yo le preguntaba qué le había hecho ahora, porque como en otras ocasiones ella lo había acuchillado, pero solo me decía que la perdonara”, afirmó ayer en Santa Rosa, con voz entrecortada y llorando, Laura Rebolledo, hermana de la víctima.

El inicio del fin

Hace tres años, en vista que Oswaldo no encontraba trabajo, su hermana y su cuñado le propusieron la idea que se fuera a vivir y trabajar a San Andrés. La idea le sonó al joven y ahí comenzó el fin de la historia de Oswaldo.

Durante ese primer año, el bolivarense se dedicó a trabajar y ganar algo de dinero para también ayudar a sus parientes en Santa Rosa. Al año siguiente conoció a Jayline, una nativa de San Andrés. Con ella empezó a tener una relación sentimental hasta que se fueron a vivir juntos.

“Al inicio él nos llamaba y nos escribía siempre, a cada rato, pero con el paso del tiempo ya no lo hacía muy seguido porque esa mujer no lo dejaba hablar con nosotros. Lo celaba mucho”, afirma Laura.

Tanto lo celaba que para llamar o comunicarse con sus familiares tenía que hacerlo a escondidas. “Lau, no me llamen, yo los llamo porque esa muchacha no quiere que hable con nadie y me cela con todo el mundo, con mi abuela, contigo”, expresó la hermana del hoy difunto.

Según la hermana de Oswaldo, las cosas se complicaron con el paso del tiempo, a tal punto que eran casi constantes las discusiones y las agresiones físicas en contra de él. Cuentan los dolientes que presuntamente Jayline era tan agresiva con Oswaldo que en más de una ocasión lo acuchilló. “Él tenía varias cicatrices por las heridas que ella les causó, porque ella lo celaba con todos, incluso lo perseguía al trabajo para ver si era verdad que estaba allá. Todo el mundo en San Andrés lo dice”, manifiesta Laura.

Tantos eran los problemas en la relación que Oswaldo que le dijo a Laura que se quería regresar a Santa Rosa, porque estaba cansado y preocupado por su vida, ya que la relación estaba convertida en una tortura. El día que se viniera lo iba a hacer a escondidas de la mujer, pues no quería que ella se enterara.

Día trágico

Aunque durante los dos años de relación que sostuvieron Oswaldo y Jayline no tuvieron hijos, él se encariñó con la menor (2 años) de los dos retoños de la mujer. Estaba tan apegado a ella que el bolivarense le dijo a su hermana que esa era su hija.

“Él trabajaba mucho para brindarle comida a las niñas, porque por esa la razón era que seguían juntos”, afirmó Laura.

El miércoles 1 de abril fue la última vez que Laura habló con su hermano. En esa conversación le comentó que el gobernador había expedido un decreto en el que afirmaba que iban a sacar a todos los que no fueran de la isla, aunque estuvieran casados con nativos. La llamada fue a eso de las 3 de la tarde.

Ya en la noche, recuerdan los dolientes, Oswaldo llegó a la casa luego de trabajar y le entregó un dinero a su mujer para el alimento de las niñas. Sin embargo, manifestaron los vecinos a Laura que Jayline Dawkins Bouuden supuestamente se gastó el dinero en alcohol. Esto generó una fuerte discusión entre la pareja.

“Ellos no pelearon, sí discutieron, pero no pelearon. Todo fue porque ella se fue a beber con la plata que mi hermano le dio para las niñas”, aseveró la mujer.

Cuando todo parecía haber terminado en discusión, y mientras Oswaldo estaba durmiendo en su habitación, Jayline entró a la casa y con un cuchillo presuntamente lo atacó en el pecho. Murió en el hospital cuatro horas después.

La Policía capturó en flagrancia a Jayline Dawkins y un juez de Control de Garantías le dictó medida de aseguramiento en la cárcel.

Más dolor
Además del dolor que han pasado los familiares de Oswaldo en Santa Rosa de Lima, están preocupados porque no tienen manera de traer el cuerpo de su ser querido para brindarle una digna sepultura, pues los vuelos están cancelados por orden presidencial y no cuentan con ningún otro medio ni los recursos para hacerlo.

En vista de esto, piden a las autoridades departamentales que les brinden una mano para traer el cadáver de Oswaldo.

Oswaldo se desempeñó como mesero y camarero, y trabajó en varios restaurantes. También fue celador y laboró en el puerto. En cuanto a Jayline Dawkins Bouuden se sabe que es una joven de 21 años. Tiene dos hijas de 7 y 2 años.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Sucesos

DE INTERÉS