Asesinan a tres personas en hechos aislados en Cartagena

01 de agosto de 2016 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Tres muertos dejan dos actos de intolerancia y un ataque directo, en Cartagena. En La Boquilla ocurrió uno de los casos. La víctima mortal es Edwin Jiménez Miranda, de 39 años y oriundo de Plato, Magdalena. Vivía en el sector Media Tapa de La Boquilla y era obrero.

El sábado fue a cobrar un dinero y en la noche se quedó tomando en un negocio que está cerca de su casa. La Policía señaló que allí, poco antes de la una de la madrugada de ayer, se armó una pelea entre cuatro personas, entre las que estaría Edwin. Este recibió heridas con arma blanca entre pecho, tórax y espalda. Otras cuatro personas salieron heridas.

“La riña fue monumental y unos 36 policías debieron controlar la situación. A los heridos los llevaron al CAP del corregimiento y uniformados debieron evacuar a los médicos porque hubo desmanes”, indicó el general Carlos Rodríguez, comandante de la Policía Metropolitana.

Como no había personal médico en el CAP, no hubo quien atendiera a Edwin cuando lo llevaron. Por eso, quienes lo socorrían lo dejaron tendido en la calle, frente al centro médico, sin signos vitales.

De otro lado, está el caso de Gustavo Vladimir Esalas Campo. El peluquero, de 30 años, vivía con su mujer en la invasión La Unión, junto a El Reposo. El viernes, el hijo de una vecina, de 10 años, cogió unos stickers que se le cayeron de unas chancletas Crocs a la mujer de Gustavo. Por eso hubo una pelea entre las dos familias.

La madre del niño, Sugey Pérez, dice que Gustavo le pegó al menor y que por eso ella le fue a reclamar a este y se armó la riña. Sin embargo, la mujer de Gustavo, Greys Herrera, dice que este no agredió al infante y que fue Sugey quien le dio una patada a Gustavo porque su hijo le indicó que le habían pegado.

El sábado, a las 7 p. m., se armó otra riña entre las familias, frente a la casa de Gustavo. Este último estaba dentro de su vivienda y su mujer dice que el marido de su vecina Sugey entró y lo hirió en el cuello con un arma blanca. Al herido lo llevaron a la Clínica Blas de Lezo, pero allí murió.

Sin embargo, Sugey dice que su marido no atacó a Gustavo. Asevera que quien lo cortó en el cuello con un pico de botella, accidentalmente, sería una amiga de Greys, cuando el difunto trataba de evitar que esta saliera a pelear. “Hay testigos que vieron cuando el señor entró a mi casa e hirió a mi marido”, indicó Greys. La Policía investiga.

Por último, está el crimen de Héctor Herrera Fragoso, de 32 años. El vendedor ambulante vivía en el sector Rafael García Herrera de San Pedro Mártir. El sábado, a las 6:30 p. m., recibió una llamada a su celular, y luego prestó una moto y salió. Llegó a Henequén y a las 7 p. m., en la vía principal del barrio, se detuvo frente a un negocio de billares.

Había música y hablaba por su teléfono cuando llegaron dos sujetos en una moto. El parrillero sacó un arma y le dio un balazo en la frente. Cuando la víctima cayó, la remató dándole otros tres en la espalda. El pistolero huyó, dejando muerto a Héctor. “No sabemos por qué lo mataron. No tenía amenazas ni líos”, dijo la mujer del difunto.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Sucesos

DE INTERÉS