Sucesos


Así delinquía red que clonaba tarjetas de crédito y débito

Según la Fiscalía, dos rumanos y un colombiano tenían su centro de operaciones en un edificio en el Centro Histórico. Los retuvieron en un apartamento de un lujoso edificio en Bocagrande.

REDACCIÓN SUCESOS

05 de agosto de 2020 10:30 AM

Acceso abusivo a un sistema informático y violación de datos personales con circunstancias de agravación. Por esos delitos, el juez 12 Penal Municipal de Cartagena con funciones de Control de Garantías cobijó con medida de aseguramiento a dos rumanos y un colombiano señalados de conformar una banda dedicada presuntamente a la clonación de tarjetas de créditos y débito en Bolívar y Atlántico.

La investigación contra esa red criminal comenzó el pasado 23 de julio, cuando un testigo le contó a la Policía y a la Fiscalía que en un apartamento de un edificio en el Centro Histórico de Cartagena había como especie de un centro de operaciones para clonar tarjetas de entidades financieras nacionales e internacionales.

Los agentes de Policía Judicial adelantaron las investigaciones y capturaron en flagrancia a los tres hombres en un apartamento de un lujoso edificio en Bocagrande.

Una orden de allanamiento y registro ejecutada el 25 de julio le permitió a las autoridades de incautarse de 47 tarjetas entre débito y crédito, mucha de ellas al parecer falsas; dos computadores, una memoria USB, un CD y varias libretas con manuscritos.

Los capturados son Sorin Cretu, Ionel Baluta y Luis Alberto Salazar Espinel, “quienes estarían implicados en los delitos de acceso abusivo a un sistema informático y violación de datos personales con circunstancias de agravación, y quienes vendrían afectando la seguridad ciudadana en los departamentos de Bolívar y Atlántico”, dice la Fiscalía en un reporte oficial.

En la audiencia de imposición de medida de aseguramiento, el juez le dio detención domiciliaria a Ionel Baluta y Luis Alberto Salazar Espinal, y ordenó el traslado de Sorin Cretu a la Cárcel Distrital El Bosque, en Barranquilla. Esta última decisión fue apelación por la defensa de Cretu.

Las penas

Según el Código Penal colombiano, el que sin autorización o por fuera de lo acordado, acceda en todo o en parte a un sistema informático protegido o no con una medida de seguridad, o se mantenga dentro del mismo en contra de la voluntad de quien tenga el legítimo derecho a excluirlo, incurrirá en pena de prisión de cuarenta y ocho (48) a noventa y seis (96) meses y en multa de 100 a 1000 salarios mínimos legales mensuales vigentes.

Así mismo, el que sin estar facultado para ello, con provecho propio o de un tercero, obtenga, compile, sustraiga, ofrezca, venda, intercambie, envíe, compre, intercepte, divulgue, modifique o emplee códigos personales, datos personales contenidos en ficheros, archivos, bases de datos o medios semejantes, incurrirá en pena de prisión de cuarenta y ocho (48) a noventa y seis (96) meses y en multa de 100 a 1000 salarios mínimos legales mensuales vigentes.