Sucesos


Atroz feminicidio de Rosmery en Paseo Bolívar: 45 años de cárcel al esposo

Carlos Medina acuchilló nueve veces a su mujer mientras ella dormía junto a sus dos hijos pequeños.

EDWIN TORRES PADRÓN

05 de abril de 2022 08:15 AM

“Ella tenía que morir en mis manos”. Con esa frase, Carlos Alberto Medina Dorante sentenció lo que había sucedido y lo que estaba por suceder. Se la gritó al hermano de su compañera sentimental Rosmery Margarita Pérez Torres tras acuchillarla a ella nueve veces mientras dormía junto a sus dos hijos.

Ronnier había escuchado los gritos de su hermana, pero cuando fue a ayudarla ya era demasiado tarde. Murió en sus brazos. Trató de agredir a su cuñado, pero este, con el mismo cuchillo, se intentó quitar la vida causándose varias heridas, una de ellas en el cuello. Le puede interesar: Feminicidio en El Espinal: Rosmery ya había denunciado a su agresor

Medina Dorante, de 50 años y nacido en el Estado de Zulia (Venezuela), pudo sobrevivir a esas heridas tras pasar varios días internado bajo custodia policial en el Hospital Universitario del Caribe. Rosmery, de 36 años y también venezolana, fue la primera de las 12 mujeres que asesinaron en el 2021 en Cartagena y una de las tres víctimas de feminicidio.

7 de enero
de 2021 ocurrió el feminicidio de Rosmery Pérez Torres en una de las habitaciones de un inmueble en el barrio Paseo Bolívar, de Cartagena.

Aquella tragedia, que tuvo como testigos a dos menores de 13 y 6 años, ocurrió en la madrugada del 7 de enero del año pasado en una habitación de alquiler para pensionados de un inmueble de cuatro pisos que está frente al polémico edificio Aquarela, en el barrio Paseo Bolívar.

Un año y tres meses después, el Juez Primero Penal del Circuito de Cartagena con funciones de Conocimiento ha condenado a Carlos Medina Dorante a la pena principal de 540 meses de prisión (45 años) como autor y responsable por la conducta punible de feminicidio agravado y a la interdicción en el ejercicio de derechos y funciones públicas por el término de 20 años. Contra esa decisión procede el recurso de apelación. Lea aquí: ¿Qué pasó con el presunto feminicida de Rosmery?

La maltrataba

Las investigaciones que se realizaron por este feminicidio constataron que Rosmery venía siendo víctima de un ciclo de violencia física y psicológica por parte de su compañero.

“Medina Dorante era responsable de los constantes maltratos físicos y psicológicos contra su compañera. Esta circunstancia determinó que Rosmery decidiera dar por finalizada su relación. Sin embargo, continuaban viviendo bajo el mismo techo, pero manteniendo sus diferencias”, señala la sentencia del juez Primero Penal. Le interesa: Primer feminicidio en Cartagena en 2021: habla la familia de la víctima

Rosmery Pérez Torres era madre de cuatro hijos. Atendía un puesto de venta de dulces y de llamadas a celular en el primer piso del inmueble donde residía. Ella y Carlos vivían en una pieza, pero desde el 24 de diciembre de 2020, según familiares de Rosmery, dormían en camas separadas por el mal trato que él le daba a ella.

Fue tanta la sevicia con la que Carlos Medina atacó a su pareja que la víctima tenía cinco lesiones en la espalda y cada una de ellas eran mortales.

La discusión en vísperas de la Navidad fue tan fuerte que Rosmery lo denunció ante la Fiscalía por las agresiones verbales y físicas. Un hermano de ella recuerda que no era la primera vez que sucedía eso. En Venezuela ella también lo denunció tras ser golpeada en la cabeza por él con un objeto contundente. Lea: Legalizan captura de presunto feminicida en El Espinal

Esa madrugada del 7 de enero, entre la 3:30 y 4 a. m., el hermano de Rosmery que también reside en ese inmueble, pero en otra pieza, cuenta que sintió una discusión entre ambos y al abrir la puerta del pequeño apartamento de ellos para evitar una desgracia, la mujer se desplomó sin vida en sus brazos.

Fue tanta la sevicia con la que Carlos Medina atacó a su pareja que la víctima tenía cinco lesiones en la espalda y cada una de ellas eran mortales. Incluso, confirmaron los peritos forenses en el juicio oral, que si le hubiesen prestado atención medica de manera oportuna, la mujer habría fallecido por alguna de las otras lesiones. “La mataron varias veces, pues los médicos no alcanzaban a solucionar un problema cuando el otro la mataba”, sentenciaron los peritos.

  NOTICIAS RECOMENDADAS