Sucesos


Buscan a magangueleño por masacre en Barranquilla

Luis Alberto Orozco sería el autor intelectual y material de los asesinatos de un hombre y tres mujeres

JULY ANAYA MARRUGO

06 de febrero de 2019 12:00 AM

El nombre de Luis Alberto Orozco Castillo es conocido en Magangué. Saben que es un hombre natural de ese municipio que hace algunos años se fue a vivir a Venezuela. Ahora, ese nombre vuelve a escucharse, pero esta vez trae consigo algo horroroso.

El magangueleño es el hombre al que la Policía de Barranquilla señala como autor material e intelectual de la masacre que ocurrió el domingo en una finca en el barrio Villa del Rosario. Cuatro personas fueron asesinadas.

Tanto la Policía como la Fiscalía indicaron que Luis y su mujer recibieron posada de Jaime Enrique Herrán Oviedo, una de las víctimas. Pero no solo eso, los investigadores dicen que en el hecho participaron dos hombres más, que aún no han sido identificados.

“Luis es un colombiano que se fue a vivir a Venezuela y, a raíz de la crisis, retornó a Colombia con su pareja venezolana. Le pidió ayuda al dueño de esta finca y llevaba más de cinco meses viviendo ahí con su esposa y sus hijos. Se ganó el afecto de la víctima y ya, al parecer, esta persona se había dado cuenta que Luis se dedicaba al consumo de sustancias estupefacientes, por lo que quería sacarlo del predio”, explicó ayer el coronel Jorge Pinzón, comandante operativo de la Metropolitana de Barranquilla.

La Policía y la Fiscalía anunciaron que la búsqueda de estas personas no solo se hace en Barranquilla y todo el Atlántico, sino que se ha extendido a Magangué y otros municipio de Bolívar. También han emitido una alerta en La Guajira, ya que la pareja podría volver a Venezuela.

La Fiscalía confirmó que las órdenes de captura en contra de Luis Alberto y su mujer ya están listas. “Sería cuestión de días para cumplir con la orden”, dice un vocero del ente investigador.

La masacre

El domingo pasado, el hijo de Jaime Herrán llegó a la finca El Chaparral a visitarlo, pero se encontró con la macabra escena.

Tres mujeres amordazadas y asesinadas a machete y cuchillo. Eran Betzaida y Griselda Acevedo Ospina, de 32 y 34 años; y Sandra Ricardo Montes, de 32. Eran primas y de Sandra se conoció que había llegado a la finca diez días antes de que la mataran, pues estaba en busca de trabajo. Cerca de los cadáveres de las tres mujeres también estaba el de Jaime, quien se desangró por las cuchilladas que le dieron. Ante la ausencia de los inquilinos y una supuesta discusión que hubo entre ellos el día antes, los parientes de las víctimas deducen que ellos son los presuntos responsables.

  NOTICIAS RECOMENDADAS