Sucesos


Cae docente por presuntos actos sexuales con menores

La investigación contra alias ‘el Profe’ se inició hace cinco meses por parte de la Sijín en coordinación con la Fiscalía.

REDACCIÓN SUCESOS

01 de octubre de 2020 12:00 AM

El recién inaugurado laboratorio de investigación cibernética criminal transnacional que tiene como principal objetivo atacar los delitos que afectan a niños y adolescentes entregó su primer importante resultado con la captura de un profesor de secundaria que presuntamente utilizaba las redes sociales para contactar menores de edad, a quienes les ofrecía sumas de dinero a cambio de actos sexuales.

Según la Policía Metropolitana de Cartagena, la investigación contra alias ‘el Profe’ se inició hace cinco meses por parte de la Sijín en coordinación con la Fiscalía y la Agencia de Servicios e Inmigración de Aduanas de los Estados Unidos, tras comprobar que estaba reportado desde 2019 por el Centro Nacional para Niños Perdidos y Explotados de los Estados Unidos de América.

Con esa información, miembros de la Sijín se trasladaron a Montería y capturaron a alias ‘el Profe’ por el delito de demanda de explotación sexual comercial con persona menor de 18 años y decomisaron un dispositivo electrónico.

“Con la investigación se logró establecer que el ‘Profe’ contactaba a sus víctimas a través de las redes sociales, y una vez obtenía algo de confianza, les prometía sumas de dinero que oscilaban entre los cien mil y un millón de pesos para tener encuentros sexuales con él.

“También fueron identificadas tres víctimas adolescentes entre los 15 y 17 años de edad, quienes se encuentran en el proceso de restablecimiento de derechos a través del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar”, dice la Metropolitana.

Desde Montería se conoció que ‘el Profe’, identificado como Jairo De la Ossa, de 61 años, fue aprehendido en el barrio La Granja. El docente trabajaba en un colegio del municipio de San Carlos, Córdoba, y fue trasladado a la capital de Bolívar, donde se realizará el proceso judicial.

La central regional contra delitos sexuales cibernéticos de la región Caribe empezó a operar en Cartagena luego que se conocieran las denuncias en el mundo por el tráfico sexual, cuyas víctimas son en su mayoría menores de edad.