Condenan a ocho años de cárcel a enfermero de la Armada por delito sexual

09 de febrero de 2019 03:21 PM
Condenan a ocho años de cárcel a enfermero de la Armada por delito sexual
El suboficial Jonathan Zuluaga Payares fue sentenciado a ocho años de prisión. //Foto: Ilustración.

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

A ocho de años de prisión condenó el Juez Quinto Penal del Circuito de Cartagena a Jonathan Zuluaga Payares, enfermero de Sanidad Miliar de la Escuela Naval de Cadetes Almirante Padilla con sede en Cartagena, por el delito de acto sexual con incapaz de resistir violento agravado.

Los hechos ocurrieron el 19 de febrero de 2015, cuando una joven de 16 años, aspirante a cadete, denunció que Zuluaga Payares abusó de ella mientras se recuperaba en la enfermería del lugar.

Según relató a la Fiscalía, “acudió porque tenía un dolor en una rodilla, náuseas y dolor de cabeza, así que la dejaron en una camilla y le pusieron suero con un medicamento que le produjo somnolencia. Al rato, un enfermero pasó y le cambió el suero”.

A medianoche, mientras ella dormía, volvió el enfermero. Ella sintió su presencia y despertó, pero no abrió los ojos; aunque sí sintió que el revisó el suero y el catéter en su brazo. Luego, usó la mano de la enferma para masturbarse.

(Lea:Tres presuntos abusadores sexuales fueron asegurados en Cartagena)

La víctima, asustada, se levantó, fue al baño y se volvió a acostar. A la mañana siguiente, una compañera suya denunció el hecho.

Frente a la denuncia, el enfermero reconoció haber atendido en sanidad a la joven pero negó haber cometido el acto sexual alegando una “venganza” por parte de la mujer.

No obstante, el togado no creyó su versión y, en cambio, le dio la razón a la denunciante. “No es creíble la teoría del caso de la defensa, de que el hecho no había existido y que había motivos personales para que se actuara en contra del procesado (...) el relato de la víctima a través de todo el proceso ha sido persistente y no ha sido ambigua ni contradictoria, llevándonos a la conclusión que el relato es verídico y debe valorarse altamente”, expone la sentencia.

En entrevista con El Espectador, Patricia Fonseca, madre de la afectada, expresó que lo más duro no fue denunciar, sino lo que vino después: “Se necesita ser fuerte para soportar. Las familias de los otros cadetes nos aislaron. Sus superiores y compañeros le hicieron comentarios despectivos. Le dijeron que tenía preferencia porque la veían salir de civil en el carro del teniente. Mi hija pasó de ser la mejor a la peor. Intentamos pedir una licencia y la negaron. ‘Ese es el destino de las mujeres, no hay que pelear’, dijo una de las mamás de la escuela. La primera fiscal del caso, cuando le pedí que agilizara la investigación, respondió que eso le pasó a mi hija por falta de macho. Puse la queja y no pasó nada”, dijo.

El enfermero y suboficial fue capturado por personal del Cuerpo Técnico de Investigación de la Fiscalía el 17 de agosto de 2016, fecha desde la cual se encuentra recluido en la cárcel de Sabanalarga, Atlántico por ser funcionario público.

La sentencia condenatoria fue apelada por el abogado de Jonathan Zuluaga.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Sucesos

DE INTERÉS