Sucesos


Cordobés desaparecido en Cartagena terminó en Venezuela

Rubén Ospino Vargas dice que fue atracado por varios sujetos cerca de la Terminal de Cartagena y que desde ese momento quedó desorientado.

NIDIA SERRANO M.

21 de enero de 2021 11:52 AM

Terminó la angustia para los familiares de Rubén Ospino Vargas, un cordobés de 21 años, quien había desapareció desde el primero de enero en Cartagena, pues fue ubicado por sus familiares vendiendo dulces cerca de la India Catalina, luego de haber ido y regresado a Venezuela. Estaba desorientado y no recordaba muchos detalles de lo que le había ocurrido.

Le dijo a sus familiares que había estado en Venezuela y que había viajado por las trochas, en compañía de otro cartagenero que también vende dulces en la ciudad y quien necesitaba llegar a ese país a buscar a su compañera sentimental.

Rubén, quien había viajado a la Heroica, el 31 de diciembre, luego de haber recibido el pago del salario como trabajador de una de las cabañas para turistas, en el municipio de San Bernardo del Viento, zona costanera del departamento de Córdoba, dijo que esa noche departió con su novia, Jennifer Mendoza Ariza, quien reside en el barrio Manuela Vergara de Curi de Cartagena, con quien sostenía una relación reciente.

Luego volvió al sector con el fin de despedirse de ella y fue insultado por la abuela de esta, situación que lo obligó a salir corriendo del lugar y que cuando estaba llegando a la terminal fue asaltado por varias personas, No sabe si le echaron algún tipo de sustancia, pero advierte que desde ese momento quedó desorientado y sin un peso en el bolsillo.

Les dijo además que se había subido a una tractomula que creyó iría hasta Sincelejo. Cuenta que se durmió al interior del vehículo y cuando despertó le dijeron que estaba en Bosconia, Cesar. Para no alejarse más de su destino, se bajó en ese lugar.

“Caminando por las calles del pueblo se encontró con unos venezolanos de mala procedencia y se unió a ellos”, dijeron sus familiares, aduciendo que allí fue que lo descubrió el cartagenero vendedor de dulces, quien le pidió que lo acompañara a Venezuela.

“Él nos cuenta que desde ese momento dejó de padecer por comida, pero que se sometieron a las situaciones peligrosas que hay en las trochas. Buscaron a la esposa del cartagenero y se devolvieron al Corralito de Piedra, pero él no recordaba mucho, ni siquiera el teléfono de algún familiar”, cuenta una prima de Rubén.

El 17 de enero, vendiendo dulces en las calles de la ciudad, tuvo un momento de lucidez y recordó el número de su hermana. De inmediato la llamó y le dijo donde estaba. Hasta allí fue su padre, Rafael Ospino, quien había viajado a Cartagena a buscarlo por cada rincón de la ciudad.

En la mañana de este jueves están adelatando los trámites ante la Fiscalía, donde sus familiares habían interpuesto la demanda, con el fin de reportar oficialmente la aparición y entregar los detalles de lo ocurrido durante los 17 días en que nadie supo de él. También le harán la correspondiente valoración por parte de Medicina Legal.