Sucesos


Corrientazo mató a niña de 5 años en El Pozón

La menor jugaba con su hermanito y al tratar de agarrar una cuchara que cayó a un hueco, rozó una lámina de zinc enredada con un cable energizado.

REDACCIÓN SUCESOS

31 de agosto de 2019 12:00 AM

Hay dolor en el sector Isla Belén, entre los barrios Fredonia y El Pozón, cerca de la Ciénaga de la Virgen. Todos lloran la muerte de la niña Shaira Patricia Escobar Mármol, de 5 años, quien se electrocutó en su humilde vivienda mientras jugaba con su hermanito menor, de 3 años.

La tragedia ocurrió en una vivienda construida con tablas y láminas de zinc. El jueves, a eso de las 2 de la tarde, mientras su mamá cocinaba el almuerzo, Shaira estaba en el patio divirtiéndose con su hermanito.

La niña jugaba a la cocinita y una cuchara de plástico cayó por un hueco que había en una pared elaborada con láminas de zinc. Cuenta Miguel Munarriz, tío de la niña, que cuando ella la fue a recoger, uno de sus brazos rozó con la lámina y recibió una descarga eléctrica. “Mami, mami, mira como se mueve mi hermana”, eso dice el tío de la víctima de lo que manifestó el pequeño hermano en su inocencia, creyendo que seguían jugando.

Cuando Miguel vio a la pequeña pensó que se le había atorado el brazo en el hueco. Al tocarla para sacarla, un corrientazo lo hizo retroceder. En otro intento por auxiliar a Shaira, la abuela también sintió la electricidad pasar por su cuerpo. Ante la angustia por salvarla, el tío agarró un palo para halarla.

Tras lograr sacarla, la llevaron en moto a un centro asistencial en El Pozón. Su muerte se produjo a los pocos minutos.

Otra familiar de la niña, Deiris Mármol, manifestó que cuando la halaron con el palo, la niña tenía quemaduras en el pecho.

Cuatro días antes...

La vivienda en la que vivía Shaira no tenía luz eléctrica, por lo que un vecino les pasaba la energía. Hace poco, la dueña de la casa mandó a un técnico para que les instalara el cableado y así por fin tuvieran electricidad. Tal parece que los alambres quedaron enredados alrededor de todo el lugar, pasando por las vigas de madera y por las paredes y techo de láminas de zinc.

Como en la noche el viento es muy fuerte, uno de los cables se peló y quedó tocando una de las paredes, esa que le quitó la vida a Shaira.