Crimen en Clemencia sería por un lío que empezó en diciembre

15 de mayo de 2019 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

“Ay, me duelen las piernas”, grita Juan Manuel Orozco Beltrán en la noche del domingo mientras está acostado sobre una cama en casa de su mamá, en el sector Casa Grande, del municipio de Clemencia, Norte de Bolívar.

Tiene una herida en la espalda que le causaron con cuchillo en una pelea callejera en ese pueblo. El arma le afectó uno de los pulmones y por eso sufre sin entender por qué los médicos del puesto de salud de Santa Catalina le dan de alta.

El dolor es fuerte y el desespero de Juan es incontrolable, pero su madre y hermanas creen que se le pasará pronto, y creyendo en el dictamen de los galenos, le piden que se mantenga calmado y que descanse.

En la mañana del lunes, cuando van a despertarlo, Juan está frío, no se mueve ni respira. Orozco, cuenta su familia, muere acostado de medio lado, con una sábana que lo cubre hasta el cuello. Su agonía dura horas y sus dolientes sufren pensando en que los médicos habrían podido hacer algo por evitar su muerte.

La pelea

Juan Orozco vivía con su mujer y dos hijos, de 15 y 10 años, en el sector 19 de Febrero, en El Pozón.

A las 7 de la mañana del domingo, Juan llega solo a Clemencia y empieza a celebrar el Día de la Madre en casa de una hermana; luego, cuando va camino al sector Casa Blanca, en donde vive su mamá, se encuentra con ‘el Chiquitín’.

“Juan agarró un machete porque ‘el Chiquitín’ le salió con un changón. Allí empezaron a discutir y se metieron ‘Carlos’ y otros familiares de ellos, entre los que había varias mujeres también. Golpearon a Juan y llegó la Policía, y las cosas se calmaron, pero después volvieron”, cuenta ayer Meredith Altamar, mujer de la víctima, quien asegura que eso es lo que le relatan los parientes de Juan.

Un poco más tarde, a eso de las 5 p. m., Juan se fue al sector Bayunquita a visitar a otra hermana y de ahí caminó al cementerio de Clemencia para abordar el bus para regresar a Cartagena. En ese trayecto, afirma su mujer, la víctima es atacada por dos sujetos, entre ellos ‘Carlos’.

“La mujer de un sobrino de él -Juan- pasó por ahí y lo vio herido. Él le decía que no lo dejaran morir, que se estaba ahogando, y ella lo llevó al puesto de salud de Clemencia y de allí la Policía lo llevó a Santa Catalina, pero allá medio lo tocaron y dijeron que la herida no era tan grave”, cuenta la mujer de Juan, con tristeza.

Al parecer, los presuntos agresores y Juan tienen problemas en diciembre del año pasado. En ese entonces, también se golpean y varios de los allegados de Juan resultan lesionados, pero Meredith no da detalles de la razón del pleito.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Sucesos

DE INTERÉS