Sucesos


De tres balazos matan a ‘el Gordo’ en Pasacaballos

Oswaldo Pérez Herrera charlaba con amigos en las afueras de un estanco en Pasacaballos, cuando un sicario acabó con su vida. La familia dice que el crimen sería por andar con una mujer ajena, pero otra cosa señala la Policía.

JAVID MARTÍNEZ M.

17 de febrero de 2020 12:00 AM

Las amenazas de muerte que Oswaldo Pérez Herrera recibió hace algunos días, se las cumplieron. Él fue atacado a bala en la noche del sábado, en el corregimiento de Pasacaballos, mientras departía con amigos.

El hecho ocurrió a las 9 de la noche. Según dolientes, Oswaldo estaba en un establecimiento comercial “despejando la mente” y descansando, luego de su jornada laboral. Esto era algo que hacía frecuentemente.

“Él estaba hablando con unos amigos y, aclaro, no estaba tomando. Incluso, rechazó una cerveza que le habían brindado. De repente aparecieron una camioneta y una moto y pasó todo”, narró una familiar de la víctima.

La mujer explicó que el parrillero de la moto bajó y le disparó en tres ocasiones a Oswaldo. Una de las balas impactó en su brazo izquierdo, mientras que los otros dos proyectiles fueron directos a la cabeza. Tras cometer el crimen, el sicario junto a su cómplice huyeron en la moto y desaparecieron, al igual que la camioneta.

Allegados a la víctima la auxiliaron, pero en el centro asistencial los médicos manifestaron que llegó sin signos vitales.

¿Pasional?

Las preguntas en torno a la muerte de Oswaldo atiborran la mente de sus parientes, quienes exigen a las autoridades una explicación .

Ellos tienen una hipótesis, que no ha sido confirmada por la Policía. “El ataque fue directo contra él. Creemos que fue por un lío pasional. No tenemos manera de probarlo, pero creemos que fue eso”, manifestó uno de los dolientes.

Los seres queridos de Oswaldo dijeron que, al aparecer, él estaba saliendo con una mujer ajena.

Sin embargo, mientras ellos manifestaban que Pérez Herrera no contaba con antecedentes penales ni era una persona de problemas, la Policía Metropolitana reveló otra cosa.

La institución anotó que Oswaldo, supuestamente, era expendedor de alucinógenos y que habría participado en un hurto. También señalaron de que a eso de las 8:30 de la noche, el Gordo -como era conocido entre sus amigos y parientes Oswaldo-, estuvo en el corregimiento de Ararca. Allí habría, según la institución, lesionado a varias personas con arma blanca.

“En entrevista con las personas que estaban con el occiso, se concluyó que tenían 15 minutos de haber llegado de la riña, cuando fueron sorprendidos por los victimarios”, explicó la Metropolitana, al tiempo que indicó que Oswaldo, días antes, habría atracado a unos cobradiarios y estos lo amenazaron de muerte.