Sucesos


Doce homicidios en 13 días: 5 en sicariatos y 4 en riñas

El Pozón es el barrio con más casos, y el martes 9 ha sido el más violento del mes y del año. Ese día, cuatro hombres murieron en hechos ocurridos entre 1 de la madrugada y 6 de la tarde.

EDWIN TORRES PADRÓN

15 de junio de 2020 12:00 AM

Nueve muertes a bala, dos a cuchillo y otra con arma contundente. Esos son los hechos de sangre que han ocurrido en Cartagena en los primeros 13 días de junio. De esos casos, cinco han sido sicariatos, uno en atraco y cuatro en riñas. Los otros hechos tienen que ver con la muerte de una señora de 62 años a manos de su hijo y el procedimiento policial que terminó en tragedia para la familia de un soldado profesional.

El martes 9 ha sido el más violento del mes. Ese día, cuatro hombres murieron en hechos violentos que ocurrieron entre la 1 de la madrugada y la 6 de la tarde. Tres de las víctimas fueron baleadas y la otra acuchillada.

El único día con tres homicidios desde el confinamiento por la pandemia del COVID-19 fue el miércoles 25 de marzo, cuando un hombre asesinó a su mujer, cuñada y suegra en el barrio San Pedro Mártir.

Sicariatos

Tres de los cinco sicariatos ocurrieron en menos de 36 horas en los barrios Canapote, Olaya Herrera y El Líbano.

El viernes 12, a las 10 de la mañana, un sicario entró a un local comercial de alimentos en la calle 62 de Canapote y asesinó a sangre fría a Yerson Alfredo Sánchez Sierra, de 32 años y oriundo de Cúcuta. El crimen quedó grabado en cámaras de seguridad.

Sánchez Sierra, según las investigaciones, fue capturado en el Aeropuerto Rafael Núñez de esta ciudad, el pasado 11 de febrero, con 8 kilos 588 gramos de cocaína avaluados en 43 millones de pesos y distribuidos en tres paquetes ocultos en un equipaje de bodega, en la modalidad de doble fondo.

Yerson gozaba de medida de aseguramiento con detención domiciliaria por el delito de tráfico de sustancias estupefacientes. El día de su arresto pretendía abordar un vuelo comercial hacia Amsterdam -Holanda-.

El sábado, a las 11:20 de la mañana, un sicario asesinó a bala a Farit Pertuz Pérez, de 22 años, en la calle Las Flores del sector La Magdalena, en Olaya Herrera.

El joven estaba sentado en la casa de su mamá y hasta donde él llegó un hombre iba de parrillero en una moto y le disparó a quemarropa cinco veces.

Cinco horas después, en la calle Salim Bechara, del barrio El Líbano, un sicario en moto asesinó a Luis Ángel Licona Madiedo, de quien se dice era conocido con el remoquete de ‘el Gordo Volqueta’.

El martes 9, la víctima de un ataque de sicarios fue Carlos Alfredo Mendoza Carreazo, de 28 años, en el barrio Villa Sandra II. La Policía asegura que fue baleado por un desconocido al descender de la moto de su propiedad.

El lunes 1, a las 11 de la mañana, un hombre que iba en moto asesinó de un balazo en el rostro, y delante de su esposa y tres hijos, a Brian Rafael De La Ossa León en el barrio Nuevo Bosque, séptima etapa.

Martes violento

Ese 9 de junio, además del crimen de Carlos Mendoza en Villa Sandra, ocurrieron otros tres hechos de sangre.

Esa misma tarde, a las 5, Yorbis Aguas Durán, de 23 años, fue asesinado de una acuchillada en el tórax presuntamente por su cuñado en medio de una riña intrafamiliar en el sector 19 de Febrero.

Por este hecho, la Policía Metropolitana reportó la captura de Dilan Castañeda, de 21 años, hermano de la compañera sentimental de su víctima.

También al caer la tarde fue baleado Edinson Alvis Martínez, 58 años, en la calle 100 del barrio San José de Los Campanos. La víctima recibió un impacto en el abdomen en un aparente caso de atraco que ocurrió mientras estaba en la puerta de su casa. Estuvo hospitalizada hasta el jueves 11, cuando falleció.

Ese mismo, pero a la 1 de la madrugada, murió en un hecho confuso en El Pozón el soldado profesional Andrés Arturo Chiquillo Reyes, de 27 años. La Policía dice que el sujeto atacó con machete a uno de los patrulleros que atendía un llamado de escándalo en el sector Ciudadela La Paz, y en medio de un forcejeo recibió dos balazos.

La versión de sus familiares es el que soldado profesional charlaba con un amigo en la puerta de su casa.

Veinticuatro horas antes, el lunes 8 en la madrugada, otro crimen en El Pozón dejó como víctima al venezolano Neptalí Segundo González, quien fue baleado tres veces por el parrillero de una moto poco después de una riña entre pandillas en la calle La Cuchara del sector Los Ángeles.

En riñas

El miércoles 10, a la una de la tarde, en la Transversal 49 del barrio Nuevo Bosque, Rosemberg Sáenz fue atacado a cuchillo mientras pedía comida y ayuda casa por casa. El hombre, al parecer, tuvo una discusión con un compañero de andanzas por una de esas ayudas y en el lance llevó la peor parte.

El jueves 4, Robín Javier Díaz Torres fue la primera víctima de violencia interpersonal.

Al joven, según informaciones de la Policía, lo balearon en el tórax en medio de una pelea callejera que ocurrió en el sector San Bernardo, entre los barrios La María y La Paz, en las faldas de La Popa.

Mató a la mamá

El viernes 12, en el sector Juan Pablo II del barrio Huellas Alberto Uribe, aledaño a San José de Los Campanos, Benilda Marmolejo Colón, de 62 años, fue asesinada presuntamente por su hijo con arma contundente al sorprenderlo en su cuarto cuando supuestamente le hurtaba dinero.

Los vecinos le dijeron a la Policía que no era la primera vez que Freiler le hurtaba a su mamá. En varias ocasiones lo sorprendieron rodando una teja de eternit desde el patio de la casa para llegar al cuarto de Benilda y quitarle sus pesos. Tal parece, que así ocurrió ayer también.

“De acuerdo con las entrevistas realizadas, serían constantes las agresiones físicas de este sujeto a su progenitora, a quien hurtaba electrodomésticos y objetos de valor para comercializarlos y adquirir sustancias estupefaciente”, dijo la Policía al confirmar que el presunto agresor aún no ha sido capturado.