Sucesos


Dos heridos a bala y una casa quemada por piropo a una mujer en Olaya Herrera

El presunto agresor y propietario de la casa incinerada fue capturado por la Policía. Los lesionados están hospitalizados.

REDACCIÓN SUCESOS

01 de marzo de 2021 04:34 PM

Una mirada y un comentario habrían ocasionado una tragedia en la invasión La Bendición de Dios, en el sector Las Américas, de Olaya Herrera. Esos actos dejaron dos heridos a bala identificados como Mario Rafael y Jaime; una casa en cenizas, dos personas desplazadas y un capturado.

¿Qué pasó?

Se conoció que el domingo en la noche un hombre conocido como ‘el Edwin’ caminaba por las calles de la invasión junto a su pareja sentimental. Mientras pasaba por un lugar donde habían unos jóvenes trabajando, ‘el Edwin’ supuestamente notó que miraron de manera incómoda a su pareja.

“A él no le gustó que vieran a su mujer, pero en realidad la estaban viendo normal. Entonces se acercó y preguntó que si era que estaba buena, por lo que mi sobrino le contestó que sí”, contó el padre Mario Rafael.

Ayer, a las 9 a. m., ‘el Edwin’ fue a la casa de los familiares del joven con el que habló el día anterior para reclamar por su comentario. “Dijo que eso no lo podía permitir y que por acá nadie lo conocía. Él es venezolano, pero tenía poco tiempo viviendo aquí. Luego nos enteramos que tiene un amplio prontuario delictivo”, agregó el padre.

Tras el reclamo, el hombre se fue a su casa y luego uno de los jóvenes involucrados llegó a la casa de ‘el Edwin’ a pedir que no estuviera lanzando palabras obscenas y ofendiendo a su familia.

“En ese momento el hombre saca un arma y comienza a disparar. Le dio a mi hijo y a un sobrino -Jaime-. Esos pelaos eran inocentes y casi los mata”, añadió.

El agresor intentó huir, pero fue capturado por la Policía; antes de eso, una turba llegó a su vivienda y la incineraron. “Ellos trataron de tomar venganza de esa manera porque pensaban que los muchachos estaban muertos. ‘El Edwin’ vivía con su mujer y una niña, pero ellos están ilesas. El arma que usó está desaparecida”, expresó el preocupado papá.