Dos menores se ahogaron en Turbaco y en Las Piedras

22 de enero de 2020 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Hay luto y dolor por las muertes de dos menores en el sector de Los Volcanes, en Turbaco; y en el corregimiento de Las Piedras, del municipio de San Estanislao de Kostka -Arenal-. Los dos hechos ocurrieron el lunes.

Las víctimas son Ligia María Pérez Montes, de 14 años y natural de Turbaco; y Daniel Madera Mercado, de 16 y oriundo de Soledad, Atlántico.

En Arenal

Daniel Madera Mercado había llegado el viernes de Barranquilla al corregimiento de Las Piedras a pasear junto a su novia y unos familiares de ella. Tres días después de su llegada, decidieron volver a La Arenosa, pero no sin antes ir a nadar en una laguna del corregimiento.

A eso de las 12 del mediodía, luego de bañarse un rato en la laguna, Daniel salió del agua, almorzó y al poco tiempo se metió a nadar.

Según sus familiares, Daniel no estaba en una zona profunda, pero “como que le dio un calambre” y empezó a tragar mucha agua. Cuando los parientes de su novia se percataron, corrieron a ayudarlo y al sacarlo de la laguna empezó a vomitar.

Al verlo tan mal, lo llevaron al hospital de Arenal, a donde llegó con signos vitales débiles y murió al poco tiempo. “A nosotros ya nos habían dicho que no fuéramos para allá”, manifestó un allegado.

De Daniel Madera Mercado se conoció que le gustaba el fútbol, era el menor de cinco hermanos y que este año terminaba el bachillerato y quería estudiar ingeniería industrial.

En Turbaco

En Medicina Legal, en Zaragocilla, también estaban ayer los familiares de Ligia María Pérez Montes, la menor que murió por inmersión en la tarde del lunes en una poza en Los Volcanes.

A eso de las 3:30 p. m. del lunes, Ligia María estaba compartiendo con su familia cerca de una poza.

“Como ella no sabía nadar, le dijimos que no se metiera porque era muy profunda, y le dije que se quedara en la orilla”, expresó el papá de Ligia, José Miguel Pérez, en la mañana de ayer.

Según sus parientes, en un momento de descuido, cuando ellos fueron a buscar tamarindos, Ligia aprovechó para meterse al agua y se hundió.

“Cuando nos dimos cuenta, un amigo y yo nos tiramos al agua para auxiliarla y sacarla, pero ya había tragado mucha agua. De pronto se lanzó para experimentar”, manifestó José Miguel.

José Miguel relató que su hija había soñado lo mismo en tres ocasiones. “Ella me dijo que en sus sueños siempre veía lo mismo, un pájaro negro, otro blanco y a su abuela”, dijo el progenitor creyendo que tal vez ese sueño era una señal. También dijo que “ese día ella le había dicho para ir a comprar los útiles escolares y que si le hubiese hecho caso no hubiera pasado nada”.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Sucesos

DE INTERÉS