Sucesos


Dos muertos en ataque sicarial en Nelson Mandela

Ocurrió en la noche del lunes, en el sector Campo Bello 3.

ZULEIMA BALAGUERA

31 de diciembre de 2020 12:00 AM

Los moradores del barrio Nelson Mandela no salen de la conmoción por el asesinato de uno de sus vecinos a manos de sicarios el lunes, y ahora se enteran que son dos las víctimas fatales del ataque a bala.

Luis Manuel Martínez Jiménez, de 25 años, era un conocido vendedor ambulante. Según su familia, el joven padre de dos niños no tenía problemas con nadie y trabajaba vendiendo aguacates y frutas para sostener su hogar.

Ese lunes, a eso de las 10 p. m., estaba en el sector Campo Bello 3, compartiendo con unos amigos. En ese grupo de personas estaba Jorge Naranjo, un vigilante de 35 años que, dicen sus allegados, estaba haciéndole un mandado a un amigo. “Él estaba por casualidad en el lugar, no sé si era amigo de Luis Manuel, solo sé que estaba haciendo una diligencia”, contó un familiar de Jorge.

La conversación era amena; habían risas y amables saludos, hasta que una moto congeló el momento. Dos sicarios llegaron al lugar y uno de ellos sacó un arma y disparó contra estas personas, que estaban en una vía pública. Una bala le dio a Luis en el tórax, mientras que Jorge fue baleado en cinco ocasiones -cuatro impactos en el tórax y uno en la frente-. Los sicarios, que usaban cascos y pasamontañas, desaparecieron como fantasmas.

En medio del caos, Jorge intentó correr y salvarse, pero era tarde. Murió a pocos metros del lugar donde fue herido. Luis logró ser llevado a un centro médico, donde falleció minutos después.

“No tenía problemas”

Las víctimas no podrán despedir en familia el año viejo y eso atormenta a sus seres queridos. Jorge deja un niño de un año y un bebé de 13 meses de nacido. Su familia está destrozada y, al igual que la de Luis Manuel, no comprende qué pasó. “Jorge no tenía problemas, yo pienso que esto fue una confusión y que le dieron a él porque estaba en el momento del ataque. Yo creo que los sicarios se equivocaron y espero que la Policía investigue”, agregó el allegado.

La familia de Luis asegura que “Luis no tenía líos, él pasaba trabajando”. Por el barrio, los vecinos manifiestan miedo y expresan que “los sicarios andan dando bala a lo loco. Hay que cuidarse”. Las autoridades investigan los móviles del doble crimen.