Dos tragedias en motos, en El Pozón y Sincerín

12 de abril de 2019 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Julio César Pérez Jiménez y Graciliano Serrano Plata no se conocen. El primero vive en El Pozón y el segundo en Turbaco.

A ambos, sin embargo, los une una casualidad fatal. Los dos son mototaxistas y han muerto por la misma causa en un lapso de 12 horas.

A Julio Pérez lo arrolló un bus de servicio público, ayer en la mañana; y a Serrano Plata lo chocó otro bus entre Sincerín y Mahates, el miércoles en la tarde.

Pérez y Serrano alcanzaron a luchar por sus vidas en la Clínica Madre Bernarda en diferentes horarios, pero ambos no resistieron y sus cuerpos fueron entregados a sus familiares ayer, casi a la misma hora, en la morgue de Medicina Legal, en Zaragocilla.

Muerte y caos

Hay caos en la mitad de la calle. La vía Cordialidad, cerca a la rotonda de El Pozón, en dirección a la Bomba El Amparo, está congestionada y un grupo de personas, indignado, arremete contra un bus de la ruta Junín. Son las 9 de la mañana de ayer.

Algunos de los vidrios son rotos con piedras y palos, y la rabia de quienes lo hacen va más allá de eso. Por un momento intentan incendiar el vehículo, pero la Policía llega a tiempo.

La tensión en el lugar es alta y los gritos de rechazo son subidos de tono y en contra del conductor del bus, quien es señalado presuntamente de la tragedia que arropa a la familia Pérez Jiménez por la muerte de Julio César. Él es impactado en la parte trasera de su moto.

Según testigos, el conductor del bus habría cometido una imprudencia vial en medio de una competencia con el conductor de otra buseta de la misma ruta.

“Él -Julio César- apenas iba arrancando. Iba para la Terminal de Transportes y estaba en su carril, el izquierdo, cuando la buseta se lo llevó por delante. Todo por estar ‘regateando’ con otro conductor”.

Esa es la versión que relata Cristian Díaz, un tío de la víctima.

Es testigo

Cristian, quien también es mototaxista, está en el lugar y ve la trágica escena, que rápidamente es rodeada de policías y gente pidiendo ayuda médica. Él asegura que lo primero que observa es a su sobrino en el pavimento y de inmediato reacciona. En ese instante corre y se le acerca. Luego, empieza a hablarle para cerciorarse de que permanezca consciente mientras esperan que llegue una ambulancia.

“Me decía ‘yo estoy bien, me siento bien’, pero al rato murió”, recuerda el hombre. Julio es auxiliado en la Clínica Madre Bernarda y lo mantienen con vida por varios minutos, pero las múltiples lesiones que sufre le arrebatan la posibilidad de sobrevivir en un abrir y cerrar de ojos.

En el accidente, Pérez se fractura las costillas, piernas, clavícula y la cadera.

En Sincerín

En la vía que va del corregimiento de Sincerín al municipio de Mahates pierde la vida Graciliano Serrano Plata, de 31 años. La víctima se accidenta por la curva de Sincerín, cuando va camino a Cartagena en su moto, a la 1:30 de la tarde del miércoles. Testigos cuentan que choca de frente contra un bus. Su hermano, Luis Serrano, es quien lo auxilia al pasar por el lugar poco después. Él también se dirigía a Cartagena a hacer una diligencia. Serrano alcanza a ser llevado al hospital de Arjona, de donde lo remiten a la Clínica Madre Bernarda. Media hora más tarde, fallece.

Serrano Plato vivía con su familia en Turbaco.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Sucesos

DE INTERÉS