Sucesos


El asesinato en Getsemaní que parece ir a la impunidad

A Joseph López Agudelo lo mataron a bala al salir de una discoteca en la calle del Arsenal en marzo de 2007 y en el 2012 condenaron al responsable a 15 años de prisión. Aún no lo han capturado.

EDWIN TORRES PADRÓN

17 de junio de 2020 12:00 AM

El crimen de Joseph Alexander López Agudelo lleva 13 años en la impunidad pese a que el asesino fue condenado y se ordenó su captura.

José López, su padre, aún sigue buscando justicia y por eso le informó a El Universal que ha movido cielo y tierra tratando que el hombre que mató a su hijo esa madrugada del 9 de marzo de 2007 en calle del Arsenal, en el barrio Getsemaní, pague por lo que hizo.

“Tenemos entendido que ese sujeto se fue del país hacia Venezuela con documentos falsos. Aún no sabemos cómo lo hizo”, dice José López.

Por el asesinato de Joseph López, el Juzgado Tercero Penal del Circuito Adjunto de Cartagena condenó el 18 de abril de 2012 a 15 años (180 meses) de prisión a Mario Rafael Cueto Sánchez, apodado ‘el Chicho’, por los delitos de homicidio simple y fabricación, tráfico y porte ilegal de armas de fuego.

El 7 de abril de 2014, el Juzgado Tercero Penal ordenó capturar a Mario Cueto y ponerlo a disposición del Juzgado de Penas y Medidas de Cartagena, lo cual no ha sucedido hasta la fecha.

¿Qué ocurrió?

Joseph y varios amigos estuvieron departiendo en una discoteca de la calle del Arsenal desde la noche del jueves 8 de marzo de 2007.

A las 3 de la madrugada del viernes 9 pagó la cuenta para evitar que trascendiera el problema que se formó entre la mujer que lo acompañaba y otras dos que departían en una mesa cercana. Al salir de la discoteca, otro altercado lo envolvió y fue en ese lance que López Agudelo, de 32 años, encontró la muerte.

Según sus familiares, en medio de una discusión con dos hombres, Joseph fue asesinado con su propia arma, un revólver calibre 38 largo que se le cayó tratando de defenderse. Para su padré está claro que perdió la vida por reclamar una falta de respeto hacia la joven que lo acompañaba. Dos amigos del comerciante que también departían en esa discoteca le contaron a las autoridades que el primer problema sucedió entre la mujer que estaba con Joseph y las otras dos que él fue a saludar.

Todo indica que la acompañante del comerciante, dedicado como su padre al cambio de moneda extranjera, le pegó una bofetada a una de esas mujeres. López Agudelo medió en el ligero conflicto pagó la cuenta y se dirigió a la salida. Cuentan los testigos que su amiga salió detrás de él.

“Yo no estaba a esa hora en el sitio de los hechos, pero lo que me cuentan sus amigos es que en la puerta de la discoteca estaban dos tipos. Parece ser que uno de ellos le tocó el trasero a la amiga de mi hijo, él reaccionó y ambos se fueron a golpes. En el lance, Joseph intentó sacar el arma que llevaba en su bolso, pero lo empujaron y se cayó. El otro tipo lo cogió y le disparó”, relató en aquella oportunidad José López, su padre.

El comerciante recibió un balazo en la cabeza y murió mientras era atendido en el Hospital Naval, en Bocagrande.Joseph López Agudelo tenía 32 años al momento de su muerte y residía con su madre y dos hermanos en el Pie de La Popa.