Sucesos


“El Guajiro” murió al darse bala con la Policía

YESSICA SALAS RIVAS

16 de noviembre de 2010 12:01 AM

En los últimos meses capturar a Edwin Blanquicet Navarro alias “el Guajiro”, de sólo 18 años de edad, se había convertido en una verdadera obsesión para la Policía. Según esa institución, “el Guajiro” tenía un prontuario delictivo más extenso que su edad. Lo vinculan con dos homicidios ocurridos en la ciudad en agosto pasado. Por eso en la madrugada de ayer, después de seguimiento e interceptaciones lograron localizarlo dentro de una casa abandonada, en la Manzana B, Lote 8 del sector Nuevo Porvenir del barrio Olaya Herrera. La consigna para los uniformados que participaron en la operación era clara: capturarlo para entregarlo a la Fiscalía por el delito de concierto para delinquir, ya que lo sindicaban de pertenecer a la banda delincuencial “Los Paisas”. Dice la Policía que al llegar al inmueble se identificaron y le pidieron a Blanquicet Navarro que saliera de la residencia y se entregara. Según el informe entregado por el organismo de seguridad, “el Guajiro” respondió con disparos, lo que originó un enfrentamiento entre los Policías que llegaron a hacer el allanamiento y el joven. En el intercambio de disparos “el Guajiro” recibió 4 impactos, dos de ellos en la cabeza. Ninguno de los policías resultó herido. En una patrulla de la Policía trasladaron a “el Guajiro” a la Clínica Laura Carolina, a donde, según los médicos, llegó sin signos vitales. Unidades de criminalistica de la Policía Metropolitana de Cartagena practicaron el levantamiento del cadáver, que ingresó como NN a la morgue de Medicina Legal, ya que no portaba documento de identidad alguno. LO BUSCABA LA FAMILIA En Medicina Legal los familiares de Edwin se enteraron de lo ocurrido. Llegaron allí, luego de encontrar en la casa en la que el joven fue dado de baja, manchas de sangre y la ropa con la que lo habían visto días antes. Dicen que en la madrugada de ayer varios vecinos escucharon disparos, pero por temor nadie se atrevió a salir de su vivienda. “En la mañana cuando los vecinos salieron encontraron la casa toda llena de sangre y nos avisaron. Empezamos a buscarlo pero no aparecía por ninguna parte, entonces vimos la ropa y nos vinimos para Medicina Legal a ver si lo habían matado”, dijo el padrastro del joven. Allí, con una foto suministrada por un miembro de la Sijín, comprobaron que el joven estaba muerto. "LE DIERON COMO A UN PERRO" En medio del dolor por la muerte del joven, la familia dice que “el Guajiro” no estaba armado y no era delincuente. La Policía en cambio afirma a Blanquicet Navarro le fue hallado un revólver calibre 38. Los familiares de Edwin dicen que un sujeto conocido como Arley fue testigo de lo ocurrido, y les confirmó a ellos que la Policía llegó disparando. “Ese tipo Arley estaba con él cuando llegó la Policía echando plomo, el tipo logró salir corriendo antes de que le dieran a él también. Cuando salió corriendo, le dijo a una vecina que los policías habían matado a ‘el Guajiro’, de eso nos enteramos ahora”, dijo una allegada al joven. Familiares de Blanquicet Navarro rechazan las afirmaciones de la Policía, y aseguran que el joven se ganaba la vida instalando cielo rasos con el padrastro. “Ahora lo acusan de delincuente y él no lo era. Si estaba en esa casa, donde lo mataron, era porque estaba con ‘Arley’ tomando. No se estaba escondiendo de nadie. Él vivía con su mujer en una casa cerca de donde lo mataron, ahora que no salgan a decir mentiras de él”, dijo la allegada. LE DISPARARON A CELADOR Con pronóstico reservado permanece Romeo Romero Rocha, de 59 años de edad, en la Clínica Blas de Lezo. A esta persona le dispararon el domingo a las 7:00 de la noche. Esto sucedió en la Urbanización Valencia, del barrio El Recreo. El celador fue baleado por dos sujetos que se movilizaban en una motocicleta, quienes al verlo le dispararon en 3 oportunidades. Romero Rocha recibió dos disparos en el brazo izquierdo y uno más en el abdomen. Vecinos del lugar que presenciaron lo ocurrido trasladaron el herido a la Clínica Madre Bernarda, y de allí fue remitido a la Clínica Blas de Lezo. Familiares de la víctima, quien reside cerca al lugar de los hechos, dijeron que él no tiene amenazas de muerte y tampoco enemigos. “Mi papá no se mete con nadie, es un hombre decente. A él lo designo la junta del barrio para que trabajara como celador en la urbanización, y es un trabajo que él aceptó con gusto hace más de 7 años”, dijo un hijo de Romero. Los familiares de Romero Rocha creen que el atentado contra el vigilante pudo ser por la labor de vigilancia que él desarrolla en el barrio, y que impide que delincuentes atraquen a los moradores del sector. “Nosotros creemos que le dispararon porque no pueden atracar en el barrio por la presencia de mi papá. La calle que cuida él es solitaria y oscura, lo cual podría ser aprovechado por los delincuentes para atracar”, añadió el hijo. Sobre este caso, la Policía dijo que investiga los móviles del ataque contra el celador.

TEMAS

  NOTICIAS RECOMENDADAS