El luto vuelve a Irina, le matan el segundo hijo en seis años

09 de abril de 2019 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

El silencio que reina en la sala de la casa de Jarlin de Jesús Moreno Marriaga -en la mañana de ayer- hace más evidente la carga y el dolor que llevan sus seres queridos por dentro. Sobre todo, el que crece en el corazón de Irina Marriaga, su mamá, tras conocer que es asesinado de varios balazos en la noche del domingo en la calle San Pablo, en el municipio de Turbaco.

La mujer se sienta en un pequeño mueble y sostiene sus pies sobre una silla. Mientras a su alrededor hay unas cuantas personas contemplando el pequeño altar que arreglan en honor a Jarlin, ella tiene la mirada perdida. Procura no llamar la atención con sus sentimientos, pero todos saben que no está bien.

Después de seis años, Irina vuelve a sentir lo que es enterrar a un hijo por culpa de otras personas. A su hijo mayor, Jorge Luis Moreno Marriaga, también lo asesinan de un balazo en la sien, en una zona enmontada de esa misma población, en octubre de 2013.

Va por cervezas

El domingo, a las 8:30 de p. m., Jarlin sale de su casa y se encuentra con un amigo para ir a la tienda Los Cuatro Vientos, que está a la vuelta de su casa, en la calle San Pablo, para comprar unas cervezas. El plan sería llevar las bebidas a su residencia para celebrar el cumpleaños de su amigo, pero antes de salir, sicarios lo balean.

“Una hermana mía estaba en la puerta de la casa cuando escuchó los disparos y se fue a ver. Ella vio que era Jarlin y unos amigos de él lo llevaron al hospital de acá -Turbaco-”, recuerda Irina, con un tono de voz muy bajo. Su hijo no alcanza a ser atendido por los médicos. “Unas personas dicen que fueron siete balazos y otros que 11, yo no sé”, agrega Marriaga.

La dolida madre asegura que Jarlin nunca le dice tener líos o problemas recientes. Tampoco le manifiesta estar recibiendo amenazas y no tiene idea de quién habría accionado el arma en su contra.

Doble luto

En medio de su tristeza, Irina recuerda el crimen de su hijo mayor, Jorge Moreno. Él es asesinado junto a Daniel Nevado, el 10 de octubre de 2013. Ese día, a las 9:30 de la mañana, se escuchan las detonaciones y la sangre de los dos hombres empieza a correr por entre las hojas y plantas que crecen en la tierra de una zona enmontada del barrio Nueva Colombia, de Turbaco.

Moreno Marriaga, en ese entonces, prestaba el servicio militar en La Guajira y tenía 10 días de haber vuelto a Turbaco. El sitio en el que ocurren los hechos era considerado una “olla de droga”.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Sucesos

DE INTERÉS