Sucesos


El trágico final de uno de los 2 conductores desaparecidos en Cartagena

Su cuerpo lo hallaron ayer en la mañana, baleado y amordazado, en una trocha cercana a Nelson Mandela. Sus familiares creen que lo habrían asesinado para robarle el carro.

REDACCIÓN SUCESOS

29 de marzo de 2021 12:00 AM

¿Para robarle el carro? Los familiares del conductor Eduardo William Navas Castillo creen que por ese motivo habría sido asesinado. Su cuerpo, con un balazo en la cabeza y atado de manos, fue hallado en la mañana de ayer en una trocha cercana a la empresa Tubo Caribe, en inmediaciones del barrio Nelson Mandela.

Navas Castillo, de 66 años y más conocido por su segundo nombre: William; estaba desaparecido desde el viernes pasado (26 de marzo), luego de recoger a una pasajera cerca del sector de Los Ejecutivos. Sus parientes dicen que aunque usaba una aplicación virtual para transportar pasajeros, él prefería llevar personas conocidas en su vehículo, pues era muy precavido. Precisamente por ser golpeado en un atraco dejó de manejar taxis hace dos años.

“Él recogió a mi mamá en el Centro, en la mañana, luego a mí. A las 11 a. m. lo llamé para decirle algo y lo sentí normal, pero esa es la última vez que supimos de él. Mi papá usa dos celulares y desde ese día ambos están apagados”, relató Claudia Navas un día después de la desaparición de su papá.

La Policía Metropolitana de Cartagena dijo que por el momento no tienen pistas de los autores del crimen del conductor, aunque señaló que ya un equipo de investigadores está en la búsqueda de los responsables.

“Estamos a la espera del informe de los resultados del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, que serán los encargados de establecer las causas de la muerte. La Policía Nacional, en un trabajo articulado con las demás autoridades, dispuso todas sus capacidades institucionales en la zona con el objetivo de identificar, ubicar y capturar a los responsables”, señala el Comando de la Metropolitana.

El cadáver de Eduardo Navas fue hallado a eso de las 10 a. m. y de inmediato sus familiares se trasladaron a ese lugar periférico de la ciudad. Las prendas de vestir, los documentos y algunas de sus características físicas fueron fundamentales para que identificaran a la víctima. Por el estado de descomposición del cuerpo, los investigadores presumen que el conductor habría sido asesinado el mismo viernes.

El carro de Navas aún no aparece. Se trata de un Chevrolet Spark Life, de placas ISK-297, en el cual se dedicaba al transporte de pasajeros mediante aplicaciones virtuales. Ese vehículo lo había comprado recientemente una de sus hijas.

Incertidumbre y temor

El trágico desenlace de la desaparición de Eduardo Navas tiene con temor e incertidumbre a los familiares de otro conductor que está extraviado desde el pasado martes 23 de marzo. Se trata de Omar Enrique Salguedo Pautt, de 61 años y residente en el barrio El Pozón, sector Primero de Mayo.

Omar fue visto por última vez frente a la Terminal de Transportes, a la 1:40 p. m., recogiendo pasajeros. El carro que conducía es un Mazda Allegro, de placas EWZ-640, que tampoco aparece.

Neidis Salguedo, hija del conductor, le dijo a El Universal que el celular de su papá está apagado desde ese día. “Él nunca sale a lugares lejanos sin avisarnos y mucho menos duerme fuera de casa. Siempre tiene buena comunicación con nosotros. Mi padre tiene más de 15 años conduciendo, se conoce la ciudad muy bien.

“Ahorita hacía carreras -colectivo- desde la 1 de la tarde hasta las 12 o 1 de la madrugada. Ese día salió normal, yo hablé con él como a las 2 p. m., y desde entonces no sabemos dónde está. No llegó a la casa a dormir”, manifestó la hija de Omar.

Omar es delgado, de 1,60 metros de estatura, cabello liso negro y piel trigueña. Sus familiares manifestaron desconocer qué ropa usaba ese día.

No aparece

En igual situación de desespero e incertidumbre están los familiares de Alexandrith Sarmiento Arroyo, de 15 años, quien desapareció el pasado 19 de marzo en una playa de Punta Canoa. La menor salió de su casa, en Bayunca, con el marido de una tía, quien dijo que la llevó a manejar moto y que esta posiblemente se ahogó; sin embargo, su familia no cree esta versión.

Para hoy, la familia de la menor y pobladores de Bayunca tiene previsto marchar por varias calles pidiendo por su pronto regreso y exigiendo a las autoridades celeridad en las investigaciones.

  NOTICIAS RECOMENDADAS