Sucesos


El último homicidio de la banda ‘los 40’ en Cartagena

La muerte de Domingo Gándara en un accidente de tránsito en la Vía del Mar, destapa una serie de episodios criminales que ocurrieron en esta ciudad entre 2006 y febrero de 2007.

REDACCIÓN SUCESOS

04 de mayo de 2020 12:00 AM

Edwin Enrique Junco Pájaro visitaba todos los días a su mamá. Lo hacía en su moto. El lunes 12 de febrero de 2007 ninguna de esas dos situaciones se dio.

El expolicía no pudo utilizar su moto ni tampoco encontró a su mamá. Ella se había ido después del mediodía al municipio de Arjona.

Junco Pájaro se trasladó entonces en bus al barrio Chapacuá y luego prefirió sentarse a pocos metros de una tienda de esquina, en la calle 12 de Octubre, para esperar a su mamá. Allí encontró la muerte.

Un hombre se le acercó por la espalda y le disparó nueve veces con una pistola nueve milímetros. Edwin Junco, de 32 años y quien residía en el barrio Los Cerezos, murió en el acto. Eran las 4:40 de la tarde.

“El hombre que le disparó corrió hacia otra calle y subió como parrillero a una moto RX-115, de color oscuro”, contó un residente del sector.

Muy cerca de donde perdió la vida el expolicía, fue asesinado 15 días antes un mototaxista que residía en ese barrio. Los testigos recordaron que los dos homicidios fueron cometidos a la misma hora, en el mismo sector y en similares circunstancias.

Ocho días después de ese asesinato, la Policía capturó en Barranquilla a Domingo Eduardo Gándara Romero, presunto exjefe de sicarios de la banda criminal ‘la Empresa’ o ‘los 40’ en Bolívar. Gándara se fue de Cartagena a la capital del Atlántico huyendo de una guerra a muerte que sostenía con otra organización delincuencial.

El de Junco Pájaro fue el último de los 22 homicidios que relacionaron con la banda que era supuestamente dirigida por Gándara Romero.

Controversia

La noticia cobra relevancia ante la muerte de Domingo, de 44 años, mientras iba en una camioneta blindada que se volcó en la Vía del Mar, en jurisdicción del municipio de Juan de Acosta. El accidente ocurrió el jueves en la noche y dejó tres víctimas mortales y dos lesionados.

La muerte de Gándara ha causado controversia, toda vez que, según las autoridades, debía estar cumpliendo detención domiciliaria en Cartagena.

Alexandra García, directora regional del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario de Colombia (Inpec), le dijo al portal web HORA 7/24 que abrieron una investigación para determinar dónde estuvo Gándara entre el 21 y 30 de abril, además establecer la participación ilegal de dos dragoneantes de la entidad en la movilización del privado de la libertad.

“Aún todo es materia de investigación, lo seguro es que no teníamos orden de movilización de dragoneantes para acompañar al señor Gándara. A finales de la semana entrante tendremos información al respecto”, dijo García al portal barranquillero.

Gándara fue condenado en 2009 por los delitos de concierto para delinquir y homicidio. Estuvo preso hasta marzo pasado para disfrutar del beneficio de detención domiciliaria en un barrio en Cartagena.

Su captura

El miércoles 21 de febrero de 2007, el entonces director general de la Policía Nacional, general Héctor Darío Castro Cabrera, reportó en Cartagena, en el Comando de la institución en Manga, la captura de Domingo Gándara, señalado para esa época como presunto jefe de sicarios y finanzas de la banda ‘Los 40’.

Junto con él fue retenido otro supuesto cabecilla de esa organización. En esa misma semana, la Policía había capturado en esta ciudad a otros siete supuestos integrantes de la misma organización, para un total de nueve, todos ellos procesados por varios delitos, entre ellos homicidio agravado.

A Gándara y su acompañante les hallaron esa vez dos pistolas, proveedores, abundante munición, celulares y una importante suma de dinero en efectivo, entre otros objetos.

El general Castro Cabrera confirmó ese día que la banda liderada por Gándara, conocida como ‘la Empresa’, tenía relación con 22 asesinatos solo en Cartagena, sin contar otros que les podrían imputar en el curso de varias investigaciones por homicidios en esta ciudad y por otras acciones criminales en varias capitales, dado que la organización sicarial delinquía en la Costa Caribe.

La banda funcionaba como una oficina de cobro, o empresa de servicio criminal dedicada a pasar cuentas de cobro con sangre, dijo la Policía.