En 26 días, van 84 capturas contra el microtráfico local

26 de enero de 2020 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

El 2020 apenas va en 26 días, pero ya la Policía Metropolitana ha arreciado su lucha contra el microtráfico en Cartagena, Turbaco y corregimientos aledaños.

En enero, según cifras del Comando de esa institución, van 84 casos de capturas e incautaciones de sustancias alucinógenas de todo tipo.

A diferencia del año pasado, en donde la marihuana encabezó todos los meses la lista de decomisos, este año es la cocaína, con 207.111 gramos, el alcaloide más incautado en los operativos que ha realizado la Policía en diferentes sectores de la ciudad.

También han sido decomisados 14.004 gramos de estupefacientes incautados repartidos entre marihuana (12.355), base de coca (961), bazuco (509) y Rivotril (179), para un total de 221.115 gramos.

En el 2019, los barrios más afectados por el microtráfico fueron El Pozón, con 50 casos; Ceballos, con 39; El Bosque, con 36; y Olaya Herrera, con 33.

Aunque El Pozón sigue liderando la lista en 2020, con 11 casos, hay dos zonas turísticas -en el Norte de la ciudad- que hacen parte de los barrios afectados por la comercialización de sustancias alucinógenas en lo que va del año: Bocagrande -con 8 casos- y Manga -4-.

Operativos

Las principales labores contra el microtráfico este año se han realizado en los barrios San Francisco, Loma Fresca y Flor del Campo, en el Nororiente y Suroriente de Cartagena, que dejaron como resultado ocho capturados y la desarticulación de dos expendios de droga.

En el sector Paraíso, de San Francisco, y Loma Fresca, en las faldas de La Popa, la Metropolitana de Cartagena aprehendió en flagrancia a cinco presuntos “jíbaros” y se incautó de más de 1.500 dosis de diversos tipos de estupefacientes: marihuana (1.000 dosis); cocaína, (500 dosis); y 51 pastillas alucinógenas. En las dos viviendas también fueron hallados 100 empaques, una gramera y dinero en efectivo.

Según el informe de la Policía, los presuntos delincuentes estarían vinculados a la venta de droga en grandes cantidades en Loma Fresca, San Francisco y Los Calamares, mediante la entrega de menudeo a transeúntes, generando inseguridad en entornos escolares y residenciales.

Otras tres personas fueron capturadas en allanamientos realizados en las manzanas 8C y 8D del barrio Flor del Campo. En el operativo, los uniformados se incautaron mil dosis de marihuana, 50 de cocaína, una gramera, dos celulares y 100 empaques.

Según reporte de las autoridades, estas personas serían coautores de la distribución de estupefacientes en grandes cantidades en los barrios Flor del Campo, Colombiatón y Villas de Aranjuez.

Bandas diezmadas

La Policía de Cartagena dio un gran golpe al microtráfico el año pasado al desarticular cuatro importantes bandas organizadas con las operaciones ‘Muralla’, en el Centro Histórico; ‘Mexicanos’, en el barrio El Zapatero; ‘Gomorra’, en el sector Camilo Torres, del barrio San Fernando; ‘Republicanos’, en El Pozón.

En agosto de 2019, con la operación ‘Muralla’, la Policía Metropolitana aprehendió a 17 personas por los delitos de concierto para delinquir y tráfico de estupefacientes. Los capturados harían parte de una banda criminal dedicada a la comercialización de drogas, especialmente a turistas nacionales y extranjeros, en zonas turísticas como la Torre del Reloj, Plaza de los Coches, Camellón de los Mártires, Getsemaní, Bocagrande y Manga.

La operación tomó varios meses en los que la Sijín en coordinación con la Fiscalía, permitió la desarticulación de esta organización criminal obteniendo tres órdenes de registro y allanamientos ejecutadas en varias viviendas en los barrios Nuevo Bosque, El Country y Ciudad Jardín, en donde las autoridades se incautaron de mil dosis de alucinógenos, una gramera, cinco celulares y dos vehículos.

Expendios de droga

Son sectores delimitados, una calle o un barrio, en donde pueden estar varias casas con personas dedicadas al tráfico y consumo de estupefacientes, las cuales son manejadas por el jefe de una pequeña organización criminal que se dedica a comercializar la droga. Para ello, los delincuentes buscan lugares específicos, de difícil acceso para las autoridades o en donde puedan controlar y estar pendiente de quien entra y quien sale.

“Ya no conservan los estupefacientes en la casa de expendio porque si les hacen un allanamiento, los capturan, les incautan la droga, el dinero y deben responderle al jefe de la banda delincuencial. Entonces utilizan otra vivienda del núcleo familiar para guardar la droga y en la casa en que se vende simplemente al dueño le dicen: ‘aquí tienes 100 dosis de marihuana y 100 dosis de cocaína, cuando se agote me avisas para traerte más’; y el dinero lo recogen varias veces en el día”, explicó la Policía.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Sucesos

DE INTERÉS