Entre arengas despidieron a menor cartagenera violada y asesinada

11 de enero de 2018 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

“Justicia por Wendy, justicia por Wendy. Queremos justicia, no más impunidad. Ni una más”. Esas fueron algunas de las arengas de decenas de amigos y familiares que acompañaron ayer en la tarde a Wendy Ramírez Almario a su última morada.

Se trata de la joven de 17 años que fue violada, torturada y asesinada en Cereté, Córdoba, donde vivía con su marido. Su cuerpo fue traído a Cartagena ayer. A las 5 de la tarde, la carroza fúnebre en la que llegó se instaló en el sector del Amparo. Allí estaban familiares, amigos y vecinos de Wendy, quienes luego llevaron el féretro a pie por la carretera Troncal, hasta el cementerio distrital de Ternera.

Con pancartas y suéteres blancos la multitud pidió justicia, dado que hasta ahora no se sabe quién o por qué mató a la menor cartagenera. Todo debió ser muy rápido porque cuando el cadáver fue hallado ya estaba en estado de descomposición. Poco antes de las 6 de la tarde se hizo el entierro y ese fue el momento en el que la madre de la víctima rompió en llanto, pues había estado calmada.

Los parientes de Ramírez piden a las autoridades que investiguen al marido de esta, pues creen que podría tener algo que ver con el crimen. Otros señalan que los culpables serían cuatro hombres con los que estaba Wendy el 30 de diciembre, cuando desapareció. Un par de días después la hallaron muerta.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Sucesos

DE INTERÉS