Sucesos


“Es hora de que pague”: familia de acuchillada por su expareja

Mientras Claribel Benítez lucha por su vida, el presunto agresor, Jair Fuentes Ávila, se enfrenta a un proceso por el delito de tentativa de feminicidio. Ayer comenzaron las audiencias de legalización de captura e imputación de cargos.

EDWIN TORRES PADRÓN

27 de agosto de 2020 12:00 AM

Cien mujeres y siete hombres han sido víctimas de violencia de pareja en Bolívar durante la cuarentena por el virus del COVID-19, entre el 25 de marzo y lo que va a agosto. El año pasado, para el mismo periodo, fueron 485 mujeres y 45 hombres los afectados.

En Colombia, según un reporte del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, la violencia de pareja en cuarentena ha dejado como víctimas a 7.592 mujeres y 1.207 hombres.

De los 272 homicidios contra mujeres en época de cuarentena, nueve de esos casos ocurrieron en Bolívar (7 en Cartagena y 2 en el Sur de Bolívar) y 20 corresponden a feminicidios.

De las 7.592 mujeres agredidas por violencia de pareja, 6.327 habían denunciado maltrato previo y 3.005 no convivían con el victimario. Y este es precisamente el caso de Claribel Benítez Suárez, la mujer, que aunque ya había denunciado a su exmarido por agresiones físicas y psicológicas, fue víctima de un brutal ataque a cuchillo el martes a las 9 de la mañana en la puerta de su casa, en el barrio Torres de Bicentenario, manzana 26.

La madre de dos niñas, de 27 años, recibió múltiples cuchilladas que la mantienen bajo constante observación médica en la Clínica de El Bosque. Una prima de Claribel le confirmó a El Universal, ayer a las 11 de la mañana, que ella seguía estable y luchando contra una de las heridas que le afectó un pulmón.

El presunto agresor, Jair Alberto Fuentes Ávila, de 29 y padre de las hijas de Claribel, se encontraba ayer en audiencias preliminares de legalización de captura e imputación de cargos ante un juez de Control de Garantías. La Fiscalía le imputará el delito de tentativa de feminicidio.

Fuentes Ávila, según la Policía, atacó a su exmujer cuando estaba descuida en la puerta de su casa atendiendo a sus dos hijas. La prima de la víctima relata que él salió de la nada, la tomó por el cuello y de inmediato la acuchilló varias veces. Intentó llevarse a una de sus hijas, pero la comunidad lo evitó.

El presunto agresor se fue corriendo, pero a una cuadra una turba lo alcanzó y le dio una golpiza. La Policía lo rescató y lo trasladó al CAP de Olaya para que recibiera atención médica. En la tarde del martes fue dejado a disposición de la Fiscalía.

La historia

Sus familiares aseguran que Claribel Benítez Suárez se cansó de las agresiones físicas y del maltrato sicológico y por eso el año pasado decidió denunciar a su expareja y poner fin a esa relación. Después de eso, el sujeto, cuentan los allegados a la mujer, no dejó de perseguirla, acosarla y amenazarla.

A mediados del 2019, el individuo llegó a la casa donde Claribel vivía con su madre y la atacó con un cuchillo en el pecho. Por fortuna logró recuperarse.

Por ese hecho, ella decidió denunciarlo ante la Fiscalía. El caso llegó a manos de un juez de Control de Garantías, que decidió enviar a Fuentes a la Cárcel de Ternera tras ser capturado por la Policía.

“Nunca dejó de acosarla y de amenazarla. Ella tuvo que cerrar sus redes sociales porque las amenazas eran por ahí, eran personales, e incluso llegó a amenazar a varios miembros de su familia. De eso hay pruebas”, contó la familiar.

Tal parece que Fuentes Ávila recobró la libertad en diciembre. “Al salir de la cárcel, las amenazas siguieron y ella puso eso nuevamente en manos de la Fiscalía. A él le prohibieron acercarse a ella, pero violó esa medida y mire las consecuencias”, precisó la pariente.