“Está aterrorizada, no quiere trabajar ni salir de la casa”, tío de Jasmín

17 de febrero de 2017 01:51 PM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Jasmín Álvarez todavía no asimila su tragedia. Al despertarse se pregunta qué hizo para convertirse en víctima de la inseguridad en Cartagena, que hoy la tiene en una lucha para recuperarse física y mentalmente.

Su tío Javier Méndez contó -luego de la rueda de prensa en que se confirmó la captura del principal sospechoso de su caso- parte del drama que vive la joven de 24 años y su familia. (Video: Así fue la captura del taxista vinculado al caso de Jasmín Álvarez).

Jasmín desapareció en la madrugada del sábado 21 de enero tras montarse en un taxi en las afueras de una discoteca en los alrededores de La Castellana. Un día después la encontraron en una zona enmontada, cerca a Bayunca, con indicios de agresión y abuso. Al parecer, su agresor la dio por muerta y la dejó abandonada en ese lugar.

Entonces, la joven emprendió una lucha por sobrevivir. Duró varios días en coma y con respiración artificial. Según sus familiares, los médicos le daban pocas esperanzas. Pero, contra todo pronóstico, Jasmín se fue recuperando y el viernes 10 de febrero fue dada de alta y trasladada hasta su casa.

Su familia ha sufrido con ella todo el proceso de recuperación y agradecido las voces de solidaridad que la opinión pública le ofrece desde Cartagena, el país y el continente.

Por eso, mientras celebran la captura de Meruan Wong Fuentes, el taxista que la transportaba cuando desapareció y principal sospechoso del suceso, hablaron sobre la situación de la joven. (Lea: A taxista que transportó a Jasmín Álvarez le serán imputados tres delitos).

“El estado de salud de Jasmín es favorable. Ella día tras día va mejorando y evidencia situaciones que en un momento nos preocupaban, como los posibles daños neurológicos, pero que parecen que van superándose. Aunque ella aún no camina, está aprendiendo a hacerlo nuevamente y ya habla, no fluidamente, pero sí se expresa coordinadamente”, cuenta su tío Javier Méndez.

“Ese proceso ha sido lo más triste y doloroso que nosotros hayamos enfrentado. Imagínense ver salir a su hija a una fiesta, bien vestida, bien bonita, y al día siguiente verla reducida a una cama, sin poder hablar, sin poder moverse, sin poder valerse por sí misma”, añade.

Explica que el caso de Jasmín es una alerta para la sociedad, porque no es un hecho aislado lo que le sucedió y cree que cualquier persona podría ser víctima.

Reveló que aunque se recupera y lleva un pronóstico positivo, afronta un drama mental a causa del terror que vivió. (Lea más sobre el caso de Jasmín).

“Es un drama de familia observar la reacción de esa muchacha en cada hora de terror que afronta. Verla expresar que ya no quiere trabajar, que no quiere salir de su casa. Está aterrorizada. Se despierta preguntando ¿por qué a mí?, ¿yo qué hice?”, relata.

Méndez dice que Jasmín intenta recordar lo que pasó ese día, pero las secuelas del trauma no le permiten hacerlo con claridad. Por eso, sus declaraciones no fueron tenidas en cuenta en la investigación que permitió la captura de su presunto agresor.

Dijo que espera la aprehensión de otras personas que pudieron participar en el hecho, pues no cree que un solo sujeto pudiera conducir el taxi y reducir su resistencia al mismo tiempo.

“Es evidente que hubo un abuso. Desde que la encontramos nos dimos cuenta que no hubo un centímetro en su cuerpo que no fuera golpeado o tocado y eso ya es un abuso. Sobre si hubo acceso carnal violento, habría que esperar los resultados de medicina legal, aunque creo que ese punto no aporta nada más que al morbo de las personas, porque lo demás es evidente”, apunta.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Sucesos

DE INTERÉS