Estudiante universitario se ahogó en una laguna en Bayunca

29 de junio de 2018 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Eran muchas las expectativas de César Julio Ramírez Pérez. A sus 20 años, el joven estudiaba diseño gráfico en la institución universitaria de Bellas Artes y Ciencias de Bolívar.

Pero fue en pleno receso de vacaciones, mientras buscaba diversión con compañeros de clase, cuando la tragedia se le cruzó en el camino, esfumando sus sueños y aspiraciones.

El joven encontró la muerte mientras se bañaba con un amigo en una laguna que está en una finca en Bayunca. El hecho ocurrió el miércoles en la tarde.

Era oriundo de Lomita Arena

César Julio nació en Lomita Arena, corregimiento costero del municipio de Santa Catalina.
Vivía en el barrio Los Alpes en Cartagena, pero hace un mes se mudó a Bayunca. Por estos días disfrutaba de sus vacaciones y su madre, quien reside en Bogotá, tenía planeado ir a Lomita Arena el martes próximo. Allí se encontraría con César.

Pero la muerte evitó que se vieran. El miércoles, el joven de 20 años se reunió con sus amigos en Bayunca, en una finca, de nombre La Escondida.
Los amigos comieron y disfrutaron. Cuentan que, entre las 12:30 y la una de la tarde, empezaron a correr por todo el predio.

Estaban acalorados y dicen que Ramírez Pérez decidió refrescarse con uno de sus amigos, lanzándose a una laguna que está en la finca.
“Se metieron a la laguna a pesar de que el acceso a esta está prohibido, pues dicen que allí, supuestamente, hay un caimán. También tienen prohibido el acceso a esta porque tiene sectores muy profundos”, indicó un allegado.

César y su compañero nadaron hasta la mitad de la laguna, pero entonces decidieron regresar a la orilla. “El amigo de César iba adelante y cuando volteó atrás, ya no vio a César. Creyó que había salido por otro lado y cuando llegó a tierra y no lo vio, alertó a los demás compañeros”, explicó un pariente.

El capataz de la finca fue informado y este se lanzó de inmediato al agua junto a varios de los amigos de César. Empezaron a buscarlo, hasta que al fin dieron con él.
Ya estaba desvanecido y no reaccionaba. Por ello lo llevaron al CAP de Bayunca, pero ya lo peor había ocurrido. Llegó sin signos vitales.
Los médicos trataron de reanimarlo, pero fue en vano.

Fue la dueña de la casa donde ocurrió el suceso quien llamó a la madre de César para avisarle de la tragedia. Es triste y lamentable la situación por la que atraviesa la mujer. Venía a pasar unas vacaciones con su hijo. Ahora tendrá que reclamar el cadáver de este en una morgue y darle el último adiós.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Sucesos

DE INTERÉS