Sucesos


Feminicidio en Gamero hace un año: el agresor de Yorjelis está libre

Familiares de la víctima y la Policía de Bolívar confirmaron que por vencimiento de términos, Wilson Martínez está en libertad desde el pasado 21 de enero. El feminicidio ocurrió el 7 de febrero de 2020.

EDWIN TORRES PADRÓN

04 de febrero de 2021 12:00 AM

En las palabras de Yomaira Pacheco Esalas hay rabia e indignación. Se siente impotente y con ganas de llorar al saber que desde el pasado 21 de enero anda por las calles el hombre que presuntamente asesinó hace ya casi un año a su hija adolescente en el corregimiento de Gamero, en jurisdicción de Mahates.

Aquella mañana del 8 de febrero de 2020, el cuerpo de Yorjelis del Carmen Escandón Pacheco, de 17 años, fue hallado en uno de los cuartos de su casa con golpes en la cabeza causados con objeto contundente, al parecer, piedra. También habría sido degollada. El crimen ocurrió en la noche del viernes 7 de febrero.

Por ese feminicidio, la Policía capturó ese mismo sábado 8 de febrero, en el municipio de Marialabaja, a la pareja de la víctima, identificado como Wilson Martínez Moreno. La Fiscalía, sin embargo, resolvió dejarlo en libertad porque el arresto no fue en flagrancia.

Días después, y en un nuevo procedimiento, la Policía de Bolívar recapturó en el corregimiento de Mampuján (Marialabaja) a Martínez Moreno y lo puso a disposición de la Fiscalía, que lo llevó a audiencias preliminares de legalización de captura e imputación de cargos.

El juez Segundo Penal Municipal de Cartagena, con funciones de Control de Garantías, cobijó con media de aseguramiento a Wilson Martínez Moreno por el delito de feminicidio agravado y lo envió a la Cárcel de Ternera.

Allí estuvo el presunto feminicida hasta el jueves 21 de enero, cuando en una audiencia virtual, un juez de Control de Garantías lo dejó en libertad por vencimiento de términos. La Policía de Bolívar también le confirmó esta información a El Universal.

A Yomaira le informaron de esa audiencia, pero por la mala de señal de Internet en Mahates y su área rural le fue difícil conectarse. Ese mismo 21 de enero, un funcionario del Juzgado de Mahates le confirmó que el presunto asesino de su hija había sido dejado en libertad, aunque sigue vinculado a la investigación.

La madre de Yorjelis dice que todo un año estuvo pendiente del proceso judicial contra Wilson Martínez, pero asegura que siempre fue poca la información que le brindaron.

“Lo que me han dicho es que por la pandemia (COVID-19) no se hicieron algunas audiencias. Para mi era imposible conectarme cuando las hacían porque la señal (de Internet) es mala. Hablaba en el juzgado, con la Fiscalía, pero me decían que tenía que esperar, que no me podían dar información.

“Me siento indignada, quiero explotar, porque no es posible que con tantas pruebas que hay en contra de ese señor, ya esté por las calles como si nada. Ahora tengo miedo, sobre todo por mis cuatro hijos”, comenta Yomaira, precisando que Yorjelis era la mayor de cinco hermanos.

“Le dije que lo dejara”

Yorjelis soñaba con ser pedagoga o investigadora criminalística. Para eso ya había presentado su documentación en una universidad pública de Cartagena. Unos meses antes se había graduado como bachiller de la Institución Educativa Malagana, sede 5, del corregimiento de Gamero.

Yomaira recuerda que su hija y Wilson se comprometieron cuando tenían 14 y 20 años, respectivamente. Los problemas en la pareja, relata la madre de la víctima, surgieron cuando ella se iba a practicar danza y al regresar a casa encontraba a Wilson rabioso.

“Yo le decía que se viniera para la casa, que dejara esa relación porque presentía que las cosas terminarían mal. Y no me equivoqué: Wilson comenzó a pegarle. Siempre que discutían terminaba pegándole. Entonces fui a hablar con él y le dije que me devolviera a mi hija, que a mí no me hacía peso”, cuenta Yomaira.

Las advertencias no hicieron eco en su hija, que aunque estuvo en casa de su madre por unos días, regresó a vivir con Wilson. La tragedia quedó al descubierto en la mañana del sábado 8 de febrero en el sector La Invasión, en Gamero.

Desde entonces, el dolor no se ha apartado de Yomaira. Ahora también hay rabia e indignación.

Sigue preso

Un día después del feminicidio de Yorjelis, otro caso similar estremeció a los habitantes del norte de Bolívar. El cuerpo de Wirleydis Dayanis Puerta, de 14 años, fue encontrado el domingo 9 de febrero en una trocha del sector El Uno, en el corregimiento de Sincerín, jurisdicción de Arjona. La víctima tenía visibles huellas de tortura, golpes y heridas causadas con arma blanca. El cuerpo yacía desnudo.

Por ese feminicidio está preso en la Cárcel de Ternera Luis Eduardo Márquez Martínez, de 37 años, quien no aceptó los cargos en la audiencia de legalización de captura.